Ya nos veremos otra vez. La Adversidad. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » La Adversidad » Ya nos veremos otra vez

Ya nos veremos otra vez

Las cosas importantes suceden donde nada se ve

Publicado: martes, 24 de marzo de 2015

Ya nos veremos otra vez. Las cosas importantes suceden donde nada se ve

Las despedidas no son buenas nunca o casi nunca. A veces el cielo ofrece un escenario especial para una despedida especial.

Así ha sido hoy, un día típico de otoño. La llovizna suave, silenciosa, acompañándome mientras manejaba solo tras los pasos de autos negros … En ese momento sólo un beso por WhatsApp rompió la soledad, alguien que piensa en lo que te pase es un acto de amor y consideración único.

Momentos silenciosos en que uno pregunta por la vida y por lo que ha de seguir. Tantos años creyendo que el amor no existía… al menos hace un tiempo aprendí que si existe… en ese sacrificio de un pastor en medio de la brutal humanidad, en mi sangre hecha otro hombre al ser padre… en los muchos gestos cotidianos de personas casi anónimas capaces de dar sin esperar nada a cambio… en las hermanitas alimentando chicos y esperanzas…

En las vidas de esos hombres y mujeres que dan cada día, sin luces, ni coberturas periodísticas, sus pasos para que otros tengan mejores caminos o un simple plato de comida donde faltare…

El amor existe, claro, sucede que los humanos nos ocupamos tanto del egoísmo que olvidamos la esencia de todo…

Basta leer las palabras de una mujer hoy que ha visto irse parte de si en un paso… Sobra con leer su esperanza de reencontrar a ese hombre más allá de la carne…

Las cosas importantes suceden donde nada se ve, donde dejamos de ser envoltorios para ser parte del todo otra vez como antes de llegar…

Así este cielo gris, calmado y persistente, este mutismo que me desborda, me abre a más preguntas que respuestas como siempre me sucede pero en esta ocasión, y ya por tercera vez, con una certeza sostenida en lo profundo del corazón.

Ya nos veremos otra vez.

Marcelo Zamora, 24 de marzo de 2015

« Adversidad e ideales | El tiempo de la cosa »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?