La Gravedad del Amor. Introducción. La Gravedad del Amor. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » La Gravedad del Amor » La Gravedad del Amor. Introducción

La Gravedad del Amor. Introducción

Dice Jean Paul Sartre... "Dar es esclavizar"

Publicado: lunes, 29 de noviembre de 2010

En muchos sentidos suele suceder eso, a diario, por todas partes, todo el tiempo.

Creo que el error epistemológico de Sartre es considerar que eso es amor. Por eso ha de llegar a tan graves conclusiones como "el amor no existe".

Puede que no exista frecuentemente... acuerdo por completo en sus capturas, en su trabajo de campo, en su observación del tiempo y las personas, en ese sentido concuerdo irremediablemente con él...

En general, el ser humano es una porquería...

Sin embargo, la mayoría no define una especie. Al menos esa es mi concepción. Considero que las estadisticas son buenas formas de engañar y englobar la complejidad dentro de algo simple y por que no en cierto modo frívolo y etiquetado.

La gran mayoría dominante, la masa define en todo caso una tendencia global. Me considero rebelde en este sentido, por no acordar con el autoritarismo de la masa dominante-dominada.

Si algo nos enseño tristemente el nazismo, es la relativa facilidad con la que millones pueden ser engañados y empujados a cometer atrocidades... las mayorías, no siempre, pero por lo general, cometen errores varias veces más trágicos que los que hayan cometidos sus líderes intelectuales, espirituales y/o materiales.

Nada me preocupa más que la libertad. No me refiero a revoluciones, política, ni siquiera ideología... me ocupa a diario, reconocer todo aquello que me sujeta y me hace vivir sin sentido un mero minuto de la vida.

Existe una paradoja bien conocida por cualquier cristiano que es la de la Libertad a partir de la sujeción. Si uno es cristiano, sabe que la única forma de ser libre es sujetándose a la ley de Dios.

Y si bien, mucho teólogo del ateísmo ha esgrimido importantes críticas y propuesto grandes e importantes cambios, hay un hecho casi innegable, y es que al menos para los seres humanos, la única libertad posible termina supeditada a alguna ley.

Sin ley no hay libertad. La no ley sólo puede garantizar que habrá esclavos y amos justamente porque los seres humanos tenemos como vicio primero la propiedad y como movilizante primario el egoísmo.

Observando un chico crecer veremos los diferentes estadíos del egoísmo...

Todo esto para retomar, la Gravedad del Amor.

El amor decepcionante y frustrante del que habla Sartre es esto que no se bien como nominar pero que por lo general nuestra cultura considera amor. Esta ilusión barata y vacía bajo la cuál las personas escondemos otras intenciones tales como posesión, vicio de poder, necesidad de reinar y dominar, desesperación por la aceptación de otros, consumismo narcisista, y cuantas otras manifestaciones del egoísmo que podamos hallar con solo observar unos 5 minutos una pareja, o peor aún... padres indiferentes o excesivamente preocupados por "cuidar" su cosa... o peor aún... hijos, parejas, padres, amigos... unidos por la culpabilidad o la conveniencia...

Suena asqueroso no?, por eso Sarte dijo todo esto... donde supone que ante el otro tenemos dos posibles reacciones el amor y la indiferencia (detalles en http://www.mythedesisyphe.com.ar/el-existencialismo-de-sartre-2009-04-14.html).

Sobre la indiferencia, creo que hay poco que hablar no?, es la norma en la sociedad del S XXI...

Y sobre el amor sartreano, ya he manifestado que no lo considero amor sino diferentes representaciones del egoísmo, el cuál ni siquiera es amor a sí mismo, porque como bien sabemos el amor narcisista, no es amor.

Y entonces?. Cuando hablan de la Gravedad del Amor, de qué hablan?

Hablan de una ley universal, así como la ley de gravedad es una ley universal, el Amor es otra ley, para algunos autores, generalmente, relacionados de una u otra manera a la idea de la existencia de Dios.

Demostrado fue que un bebe humano si no recibe cuidados humanos o de otro ser viviente, lease... si se cuidan todos sus aspectos biológicos, pero carece de una relación con un otro, su salud desmejora sensiblemente si que haya causa "física" observable y corre serio peligro de morir.

Creo que esta experiencia es clave. Esta demostrado que un bebé menor a 12 meses, de no recibir alguna forma de afecto, puede caer en depresión y dejar de comer y morir.

Como los seres humanos somos muy buenos ciegos, sordos y mudos... miramos poco o nada a lo importante y atendemos lo urgente, que suelen ser vanalidades... pero son urgentes..

A quién atendés antes, a tus viejos hablándote de cosas sencillas, a tu hijo rompiendo la paciencia porque necesita tu atención... o a esa persona que te une cierto interés comercial o sexual?

Ponete la mano en el corazón y respondé esta sencilla pregunta...

¿Qué atendés antes entonces?, el Amor o el egoísmo...

Esta es la Gravedad del Amor...

Es una fuerza invisible, tremendamente poderosa, pero con un solo defecto...

Solo funciona, cuando te rebelás, contra el egoísmo... cuando te enfrentás a muerte contra tu deseo... cuando te determinás a no ser lo mismo que ves a diario en otros...

El costo... altísimo... el beneficio... ninguno que pueda evaluarse como tal.

NO hay beneficio en la Gravedad del Amor, sólo es otra forma de vivir... sólo es decir basta a vos mismo y empezar a saber que hay algo más del otro lado de tu cuero...

Es una forma de vivir donde te preocupa muy poco cualquier beneficio porque el universo cambia al someterte a la ley de gravedad, de la gravedad del Amor.

En algún punto te hace feliz dar y tu vida gira en dar y tu felicidad comienza a basarse en la felicidad de las personas que amas... y esas personas, algunas veces, entran al mismo circuito porque ya no quieren ese otro mundo y les gusta más este...

Allí se siente la Gravedad del Amor... y todas esas urgencias por estupideces quedan tan pequeñas... insignificantes... que hasta te causa gracia haberte preocupado alguna vez... por tan poco...

La Gravedad del Amor, puede parecer un sujeción porque se trata de una intersubjetividad donde todo lo que sos es parte del todo, y el todo te conforma, donde tu relación con los demás te transforma constantemente porque ya no hay relaciones de fuerzas sino de entretejido... donde sin esas interacciones se hace absurdo definir el yo, ya que el yo existe en la medida que hay un tu, un nosotros...

Sobre eso hablaba Gabriel Marcel, un gran pensador, que vivió de acuerdo y coherente con sus creencias. Un existencialista, filósofo, criticado porque creía en la Trascendencia como solía decir. Parece que los pensadores del Siglo XX tenían mucho temor a enfrentar su vanidad humana y era como un insulto no pertenecer a la moda atea de la posmodernidad...

Quién hoy en día no puede identificar momentos de su vida con el relato brillante que hace Albert Camus de la vida de "El Extranjero", uno de los tratados literarios más descriptivo a mi entender sobre el malestar de nuestra cultura de gravedad cero carente de valores...

La gravedad del Amor, la podés hallar en el Biblia, en el Corán, en los libros sagrados del budismo, en el Sruti hindú... etc. etc. etc...

Es gracioso como las diferentes religiones discrepan en las manifestaciones de Lo Mismo... mucho que aprender tenemos...

Dejaré para estas reflexiones sobre la Gravedad del Amor... las palabras de Gabriel Marcel, que para los oídos agnósticos, es más digerible, que los libros de la antigüedad, de las "religiones" de los "ignorantes".

“La pregunta metafísica sobre cual sea mi ser, sobre quien soy yo, no me encierra en mi mismo, sino que me abre hacia el mundo, hacia los otros y hacia Dios.
Pues el ser es aquello de que formo parte y que al mismo tiempo me rebasa. La comprensión profunda de mi ser por ende, me revela que el es apertura hacia los demás. El yo encuentra en el tú su verdadero ser porque ya no está solo.
Entonces descubre que, la apertura es el rasgo mas profundo del yo. Lo subjetivo, en su estructura propia, es ya fundamentalmente intersubjetivo.
En la experiencia existencial de la intersubjetividad se produce un intercambio creador: yo soy modificado en mi ser por la presencia del otro. Es decir, sólo en la medida en que estoy abierto a los demás, y los considero como sujetos y no como meros objetos que puedo utilizar para satisfacer mis intereses, llegamos a conocernos verdaderamente a nosotros mismos. Esta comunión ontológica es la experiencia existencial fundamental de la reflexión segunda. Con ella adquiero la profunda certeza interior de que el ser es esa intersubjetividad de la cual participamos y por la cual somos. El ser, pues, es el nosotros, el yo y el tú no son más que aspectos o participaciones de él.” Gabriel Marcel

« | En mi mundo te estaba esperando »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?