Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar…. La Gravedad del Amor. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora
Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar… en PDF

Series Temáticas » La Gravedad del Amor » Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar…

Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar…

Cielo y tierra se confunden en tantos tonos de azul y verde y el aire sabe a serenidad

Publicado: domingo, 23 de octubre de 2016

Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar…. Cielo y tierra se confunden en tantos tonos de azul y verde y el aire sabe a serenidad

La vida se proyecta en sendas donde los pulsos no se hacen esperar...

Apoyando su mano en la cerca observa las nubes escondiendo al sol, recreando siluetas que visiones inadvertidas serían incapaces de crear… Un ingente mundo secreto a veces regocijante y otras veces torturado corre por mis venas, y uno solo de sus gestos hace prevalecer el deleite sobre toda opacidad.

Y me aventuro a inventar un mundo nuevo, un mundo calmo que atempere esos tormentos, con los que paga un hombre la posibilidad de percibir más allá de sus sentidos frente al todo.

Bienaventurada su paz, su simpleza, su universo tan cándido. Bienaventurado mi mundo de hallarse abierto al suyo.

No espero que ella comprenda nada, de hecho, y en buena hora que así sea, ni yo lo entiendo… Sólo sé todo lo que hallo en su dulzura, su cuidado, su compañía, su mera existencia, y en esa certidumbre de saber que me guarda un lugar en sus respiros y pensamientos. Horizontes fantaseados más nunca esperados…

No espero que ella comprenda cuanto puedo llegar a extrañarla… no logro entender como puedo extrañar tanto a alguien que hace tan poco tiempo puebla mi tiempo… algunas personas entran y uno siente que siempre han estado allí… ella pareciera que siempre estuvo allí conmigo a la espera de mi amanecer…

No espero que ella comprenda porque es tan importante para mí… la razón no dirige más que lo que queda fuera de uno mismo, lo que está dentro tiene otra forma de pensar y cuando se abre paso hacia el exterior no explica nada, sólo empuja, empuja… y empuja…

No logro alejarme demasiado sin que venga hacia mí… sin más argumentos que compartir algo más…

Debo evitar el temor… que me habla de la finitud…

El tesoro de la inocencia en cada paso... En cada luna de verano... y cuál si fuere un sueño, la vida baja el ritmo… quizás porque…

Despacio se mueven los sueños cuando no quieren despertar…

Marcelo Zamora, 23 de octubre de 2016

« Quietud | En mi mundo te estaba esperando »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?