Viajeros anónimos. Escritos. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Escritos » Viajeros anónimos

Viajeros anónimos

De lejos las cosas siempre se perciben como nos lo permita nuestra alma…

Publicado: lunes, 23 de febrero de 2015

Viajeros anónimos. De lejos las cosas siempre se perciben como nos lo permita nuestra alma…

Hay lugares que has visto y yo probablemente jamás veré. La dicha que veo en tu viaje puede que sea tan intensa como la que ves en mi tranquilidad de observarte desde aquí a la vera de la brisa de febrero en el Paraná.

Pero no hay dicha ajena y anónima que dure más que lo que desde otro lugar imaginamos… De lejos las cosas siempre se perciben como nos lo permita nuestra alma…

Hay belleza donde nuestros ojos son capaces de emplazarla. Hay historias donde la imaginación nos permita distanciarnos de lo que nos pasa.Hay ensueños adonde apunte la trama entre el deseo, la historia y lo que nos quede de esperanza…

Hay días en que me subiría en esa cubierta de metal y distancias. Luego comprendo que mi lugar es donde sea que esté haciendo lo que mejor haga.

Hay tormentas que al verte tan en calma no sospecharía jamás mi alma, pero que la razón me dicta que habrás pasado más allá de lo cielos celestes de esta tarde tan soleada.

Seas quien seas que navegue esta inmensa barca… seas hombre, seas mujer, seas cuerpo y algo de alma, tus silencios van gritando por las ventanas las penurias de unos días y las alegrías de otras jornadas desde la distancia de estar en medio, muchas veces, de la nada…

Viajeros anónimos que construyen el mundo a nuestras espaldas…

Mi humilde homenaje a tanta valentía y tanta voluntad para emprender cada mañana la soledad del mar en la inmensidad del tiempo de la espera de llegar a algún lugar donde se vean nuevamente sonrisas y caras.

Marcelo Zamora. 23 de febrero de 2015

« Sobre lo que se habla... | Si yo temiera »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?