Una vida no es una cosa.... Reparare. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Reparare » Una vida no es una cosa...

Una vida no es una cosa...

China brutal

Publicado: jueves, 11 de junio de 2015

Una vida no es una cosa.... China brutal

Cada criatura del universo es un tesoro irrepetible. Una obra de ingeniería inédita e imposible de igualar por la inteligencia humana.

Cuando era un niño, el padre de mi madrina tenía un lugar lleno de aves enjauladas y recuerdo que una vez se enojara mucho porque yo le insistía con abrir las jaulas para ver como volaban, él honestamente creía que los cuidaba al tenerlas así y para mi mente de niño, un pájaro que no volaba no era un pájaro y no comprendía…

Qué bueno que no comprendiera… no hace mucho comprendí lo que aprendí de ese hombre, no porque fuese un buen ejemplo ni porque lo considerare malo, sino porque pude ver como las formas en que somos educados determinan el bien o el mal que haremos a los demás, al mundo y  a todas sus criaturas…

En China, venden llaveros con animales vivos dentro… y no hace falta decir mucho más que eso, el hecho solo lo dice todo. La perversión de la codicia, la exaltación absoluta de la indiferencia por la vida… La desconsideración por el sufrimiento del otro, sea este un inocente animal o un humano…

El mismo país donde la esclavitud se disfraza detrás de ciudades cosmopolitas y gigantescas…

Hubo culturas que sólo cazaban para alimentarse y lo hacían con respeto y agradecían al animal que entregaba su cuerpo por ellos… Esos hombres antiguos eran sabios, comprendían el valor de la vida y por eso sólo recurrían a la carne de animales cuando el frío o la sequía impedían alimentarse de los productos de la tierra.

En nuestra vida diaria hemos perdido ese contacto con el animal que nos provee el alimento… no tener el registro de primera mano de como suceden las cosas nos hace perder el criterio, siempre…

Pero no es lo único que hemos perdido, ya desconocemos por completo cómo funcionan la tierra, el agua y el cielo… y nos suponemos superiores a todo ser vivo…

Hay algo que no podemos igualar de la mayoría de las especies, nosotros no sabemos vivir y dejar vivir, donde vivimos todo lo demás muere. Pero no es un problema del ser humano, es un problema cultural.

En otros tiempos sabíamos vivir y dejar vivir… pero por lo general, también exterminamos o reducimos casi a la desaparición a esos pueblos…

Cuando pienso en la vida que tenían los guaraníes antes de la llegada del europeo en esas tierras rebosantes de especies y mitos… y cuando veo hoy fotos de esos mismos lugares sin monte, con interminables sembradíos alineados de soja…

Cuando pienso en el planeta al borde del colapso por tantas malas decisiones aconsejadas por la avaricia y el desprecio a todo y todos...

Cuando pienso en la vida que tendrán las generaciones venideras para las cuales tantas especies sólo serán imágenes de video con suerte, si hay registros de las mismas… donde agua, aire y tierra estarán tan contaminados que apenas podremos sobrevivir tal vez encapsulados en burbujas como el proyecto Biosfera…

Entonces me recuerdo y te invito a recordar que cada criatura del universo es un tesoro irrepetible y que nada que hayamos hecho los humanos se comparan en perfección y complejidad a lo que ya nos es dado con la vida.

Cuando hablamos hoy de respeto de la vida, se suele considerar sólo la vida humana pero nuestros niños no pueden aprender a respetar la vida si no pueden respetarla en todas sus formas...

De nosotros depende… no depende de la escuela, ni de los gobiernos, ni de nadie más que de nosotros…

Una vida, no es una cosa, y nunca tiene que ser un obsequio porque no se puede regalar un ser vivo del cual no somos legítimos dueños.

La mejor mascota no es la que compramos, es la elige morar con nosotros, en nuestra casa y aunque no podamos tocarla, siempre tendremos la oportunidad de contemplarla…

Cada ser vivo es la representación latente de Dios entre nosotros.

Marcelo Zamora, 11 de junio de 2015

Más fotos

Una vida no es una cosa.... China brutal

« Codicia, avaricia y estupidez | Extinción de abejas y de humanos »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?