Un arbolito seco en la pampa inconmensurable.... Formosus Regnum. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Formosus Regnum » Un arbolito seco en la pampa inconmensurable...

Un arbolito seco en la pampa inconmensurable...

Publicado: lunes, 18 de agosto de 2014

Un arbolito seco en la pampa inconmensurable....

Sobre mi escritorio de trabajo, ese cuadro de Hugo López que recibiera en una navidad. Una casita perdida con un arbolito seco en el medio de la pampa inconmensurable...
Cuando escucho folklore no puedo evitar extrañar a ese gran amigo que me lo regaló... Siempre llamaba anunciándose como "el hinchapelotas", siempre peleado con su computadora... siempre luchando contra la corrupción de los tribunales de Santa Fe... pero al momento trayendo alguna de sus lindas anécdotas como poeta y relator... sus historias con las mujeres que le cruzaba la vida para aflojar un poco el dolor de la existencia...

Las letras de folklore sobre las cuales conversábamos...

Cuando traía enredada en el alma una tristeza, como dice esta canción, me dijo, que le vas a hacer hermano... es así... la enfermedad es una mierda... no tiene la culpa nadie, es así la vida.
Después una enfermedad se lo llevó sin aviso.

La amistad se da allí donde se comparten dolencias, lugares o concepciones, alegrías o percepciones, sentimientos e imaginaciones...

Esta versión que comparto de la canción de Atahualpa, Piedra y camino, no le gustaba, me aleccionaba acerca de todas las razones por las cuales, no debía hacerse eléctrico el folklore... prefería la versión original del gran poeta argentino. En verdad tampoco me gusta el folklore hecho balada, ni mucho menos eléctrico, pero este tipo canta bien, por eso le soporto la batería y los teclados…
En la amistad hay respeto y disenso también...

Hay idealismos absurdos y hasta ridículos que me unen con otras personas en amistades tan profundas como la vivida con el "Colo" Venera, pero si algo compartíamos profundamente con este amigo era la certeza de la soledad. El saber que nada mitiga la soledad del hombre, y mucho menos los tumultos… porque, solos entramos al mundo y solos nos vamos del mundo...

En esa comprensión íntima de la naturaleza propia de la existencia del ser humano, podíamos delirar filosofías de entrecasa para abordar cuestiones como los hijos, los amigos, las minas y la familia.

Nunca fuimos buenos para las minas… y así en algún momento de la vida el eligió andar con todas… mientras yo con veinte años menos que él ya empezaba a esquivar a casi todas…

Mi amigo, donde sea que él esté, esta es una forma de contarle, que no hay olvido para los grandes… y así como yo seguramente, otras personas deben recordar su lucha, su nobleza y su generosidad...
La amistad es como ese arbolito… si es genuina, no importa el paso del tiempo, ni la distancia, ni importa la vida y la muerte, la amistad perdura, y así como esas ramitas secas para los ojos del desprevenido parecieran carentes de vida, un simple recuerdo, o un cruce espontáneo en una calle… o un llamado… siempre son brotes nuevos que nos advierten que todo lo genuino, como la amistad verdadera, nunca perece...

Marcelo Zamora, 18 de agosto de 2014

« Reclamo de la eternidad postrada... | Suave almohada donde reposar los sueños »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?