Un ángel en Varsovia. Asi en la tierra como en el cielo. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora
Un ángel en Varsovia en PDF

Series Temáticas » Asi en la tierra como en el cielo » Un ángel en Varsovia

Un ángel en Varsovia

Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás…pero con valentía se cambia el mundo

Publicado: domingo, 17 de enero de 2016

Un ángel en Varsovia. Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás…pero con valentía se cambia el mundo

Ante el mal la primera reacción casi siempre es el deseo de alejarse y olvidar todo… pero a veces, sólo a veces… algo sucede, sea por gracia divina o piedad humana… y algunos seres extraordinarios eligen la incomodidad de enfrentar a los molinos de viento como lo contara tan hermosamente Cervantes, esos gigantes imperturbables para arrebatar algo de vida entre tanta muerte… y así es que las historias nos llegan desde todos los tiempos con osadías únicas e increíbles que nos invitan a no rendirnos jamás…

Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás… y todo quien desee vivir en esos valores sin dejarse vencer y pisotear por la tiranía de la sociedad y el orden establecido, deberá padecer para prevalecer, pero pasado el tiempo, esa valentía habrá cambiado algo, sino mucho, sino todo…

Una mujer piadosa y astuta pudo más que cientos de uniformes y una maquinaria gigantesca de terror… y el Creador le daría 98 largos años de vida para mostrar su agrado ante tremenda obra de amor que ella encarnaría…
Irena cambiaría el mundo para siempre, definitivamente, demostrándonos a todos como se actúa ante el mal… cuando el mal domina y vence, cuando el mal parece inapelable e invencible, sólo los héroes pueden remediar algo de todo lo que ha de suceder…

Y se me aparece como una de las mujeres más bellas de las cuales haya tenido noticias… un ser único e irrepetible realmente… indómita, fuerte, sagaz… no muchas mujeres han burlado las telarañas del nazismo…

La inteligencia puede estar al servicio de la codicia, de la perversión, de la insania como sucedía con aquellos monstruos que custodiaban los guetos… pero también hay inteligencia para el amor…. Y cuando hay amor… la inteligencia es capaz de burlar todo eso… porque cuando el amor aprieta el alma, ya no importa el sí mismo sino el cómo hacer que el otro sea y sobreviva…

Tu fiel compañero, ese perro adiestrado para ladrar a los guardias nazis y así ocultar los sonidos que pudieran emitir los niños que cruzabas en tu bolso de herramientas, uno por uno, liberando hasta dos mil quinientos de las garras de la muerte de las bestias brutales que sacrificaron millones de vidas…

Si Irena no ha sido un ángel, como la han llamado cariñosamente… “el Ángel del Gueto de Varsovia”… digame alguien como son los ángeles…

Cómo hubiese deseado conocerte Irena… Escuchar lo que tuvieras para contarnos, escuchar lo que tenías para enseñarnos… pero me conformo y regocijo en lo que deliberadamente nos enseñaste con tu sacrificio… no eras judía… podías cómodamente mirar a un costado… hacerte la desentendida… o incluso irte lejos de tanto horror… pero supiste amar con el amor de Dios…

Y tal vez por eso elegiste salvar vidas… de enfermera a especialista en tuberías y alcantarillas… mirá que ingenio para meterte en un gueto en Varsovia y liberar angelitos… literalmente hundirte en el fango y la inmundicia con el corazón puro, tan puro y capaz de un amor tan sencillo como bello…

A veces los ángeles eligen ir al infierno a rescatar vidas… Irena Sendler… alma humilde pero poderosa… tu fe en Dios, tu amor cristiano… estoy seguro que con honores y regocijo habrás sido recibida al llegar allí donde reciben a los ángeles que han cumplido una misión…

Y si no pudiste liberar más almitas fue porque te descubrieron y te cobraron tu osadía quebrándote las piernas y los brazos… pero nada quebró tu espíritu… tu belleza…

Y dado que no hay mal que no sea vencido en el tiempo… el mal nazi sería derrotado… y eso también previste… Por eso cada niño que salvabas, anotabas sus datos y los mantenías enterrados en jarros de vidrio en el patio de una vecina por si te mataban… para que terminada la guerra pudieras seguir con tu plan… o alguien más lo continuara… maravilloso e increíble plan de un ser especial… saliste a buscar a los padres de esos niños, muchos de ellos habían sido asesinados pero otros no… con lo cual culminaste tu lucha reuniendo a las familias que hubiesen sobrevivido a tanta iniquidad…

Me siento tan conmovido… Irena se ha marchado el 12 de mayo de 2008 y muchos como yo ni siquiera supimos quien fuiste… pero me siento muy feliz de haber recibido su enseñanza… porque su vida misma fue su ejemplo para todos…

Cuando el mal parece imparable… aún podemos sortearlo con amor… si no permitimos que la tentación de responder con mal al mal nos devore… podemos vencerlo… para esos dos mil quinientos niños que Irena salvó, su victoria sobre el mal fue la diferencia entre la vida y la muerte… Vaya Victoria la suya… una joven mujer, trabajando de enfermera y hasta de plomero… contra cientos de asesinos… salvando tantos inocentes… si eso no merece la cruz de hierro al valor… a quien se la estarán concediendo… de seguro merece toda la alegría de Dios que te llevó por esas calles de la muerte como halo de vida…

Podemos elegir ser como Irena… y no… no será nunca gratis… el dolor que ella sufrió con sus extremidades quebradas y las golpizas recibidas en castigo a su defensa de la vida… fue un precio muy caro pero ella venció… la vida venció… su espíritu y su amor, vencieron…

¿Qué elegimos hoy cada uno de nosotros ante el mal?

Marcelo Zamora, 17 de enero de 2016

Más fotos

Un ángel en Varsovia. Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás…pero con valentía se cambia el mundo
Un ángel en Varsovia. Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás…pero con valentía se cambia el mundo
Un ángel en Varsovia. Porque los ideales, la fe y en definitiva el amor, no caben en el mundo jamás…pero con valentía se cambia el mundo

« Peregrino | Caricia de madre »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?