Sobre catequesis 2011. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Sobre catequesis 2011

Sobre catequesis 2011

Publicado: miércoles, 2 de noviembre de 2011

A veces veo cuan pocos somos, otras veces veo cuan pocos logro acercar… tantas veces en estos poquitos veo la fe y es la mejor noticia que pueda hallar sea donde sea que yo vaya…

Algunas veces mi hijo se resiste y me dice no tengo ganas y yo le pregunto cómo te sentirías si alguien que querés mucho no tuvieras ganas de verte…  Y ahí salimos a esos jueves de pocos, jueves de belleza, de grandeza, en lo sencillo y silencioso, en la escucha del dolor de otro, en la Palabra que siempre parece la justa para lo que vamos a buscar como si de un sediento se tratase que va por las arenas tras una pequeña gota de agua…

A veces veo el  tiempo que se va, el que se ha ido, el que se ha de ir… y me apura la ansiedad de adelantar camino no pisado… me apremia la necesidad de la virtud entre tantos de mis defectos…

Con tanta mansedumbre se expresa la Gloria del  Señor en el vuelo milagroso de un colibrí, en la inmensidad del Universo, en la ingeniería única e increíble de la Vida…

A derecha e izquierda, delante y detrás y hasta el mismísimo fin del mundo estalla la Belleza en cuanto nuestro ser se abre al Espíritu Santo y nos dejamos llevar hacia esta otra forma de percibir el todo, la nada, lo ingente y lo diminuto, lo complejo y lo sencillo, el otro y nuestro interior.

Es cierto… somos pocos… no somos los mejores… tampoco los peores, pero algo seguro somos… somos la resistencia al facilismo de la incredulidad, la valentía de intentar encarar el camino estrecho, la ingenuidad incluso de querer ser mejores personas… somos los que luchan y se someten a la Verdad quizás con la absurda esperanza de un mundo distinto, mejor… una vida mejor… un ser humano mejor…
Es cierto que podríamos hacer y dar mucho mas… ya nos llegará el momento seguramente para eso.  De tantas cosas que no hacemos bien… podemos en nuestra defensa alegar que al menos estamos intentando acercar a nuestros hijos lo mejor que nadie pueda regalar a otro ser humano, la Compañía de Jesús…  Aún si eso fuese en  lo único que hayamos podido responder al llamado del  Señor, creo que la misión, está cumplida.

Marcelo Zamora

« Los últimos bastiones del hombre por suscribir a la Vida | Creer no es anestesiarse creyendo creer... »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?