Sencillos son los placeres del corazón. Formosus Regnum. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora
Sencillos son los placeres del corazón en PDF

Series Temáticas » Formosus Regnum » Sencillos son los placeres del corazón

Sencillos son los placeres del corazón

Sencillos son los regalos que recibimos… si somos capaces de creerlo…

Publicado: domingo, 7 de mayo de 2017

Sencillos son los placeres del corazón. Sencillos son los regalos que recibimos… si somos capaces de creerlo…

Un río que corre tranquilo, aves que cantan en un solitario y viejo árbol abrazando una nueva mañana en el edén que ellas crean con sus hermosas vidas… vidas de seres que no luchan por ser más que otros, porque en su humilde inteligencia tienen la sabiduría de reconocer que nadie puede ser más ni menos que ningún otro, sin importar la especie… porque para la ingeniería del edén cada ser vivo, cada piedrita, cada curva de cada charco incluso… es parte indispensable y única de un todo increíble y bello… un todo irrepetible y particular que para fortuna y desgracia ha de ser percibido por lo que pueda contener cada alma capaz de contemplarlo y conocerlo… más cuyo valor real es inconmensurable.

Insistir tanto con la contemplación es mi humilde intento de invitar a otros a hacerlo… No sé cuándo haya sucedido pero perdimos como cultura esa capacidad de encontrar y amar la Divinidad en los bosques y los prados, en los ríos y los riscos, en los picos nevados y las terrazas soleadas, en los desiertos y los mares, en los lagos… y en todas las criaturas con quienes compartimos el suelo, el agua y los cielos…

Las nubes acarician y abrazan las cimas mientras mis ojos se atiborran de memorias ante tan exquisito espectáculo… mis amigos conversan con mi hijo y la mujer que amo, quien cada tanto me observa. Sabe lo que pienso, sabe lo que siento, sabe lo que veo ante esta inmensidad de ensueños… y para lograr todo esto debe de amarme muy intenso porque de otra manera le parecerían aburridos mis silencios.

Sencillos son los placeres del corazón… No somos muchos pero nos entendemos… y siempre disfrutamos una buena charla, alguna anécdota graciosa… compartir el pan y los sueños… las desventuras y los aciertos…

Sencillos son los placeres del corazón porque el que ama no necesita nada más que compartir la paz de asistir a un mismo y sereno tiempo…

El sol ha salido una vez más… y otras aves, en los amarillentos fresnos de otoño, agradecen que el día se haga del cielo.

Sencillos son los placeres del corazón, sencillos son los regalos que recibimos… si somos capaces de creerlo…

Más si me permiten, toda esta sencillez no es poco en ningún sentido, porque si en algo hay una gloria incomprensible es en esta sencillez… la Gloriosa Sencillez del Amor.

Marcelo Zamora, 7 de mayo de 2017

« Suave almohada donde reposar los sueños | Belleza y tiempo »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?