Paralelas. La Belleza. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » La Belleza » Paralelas

Paralelas

La vida enseña al viejo que lo que se ama de una mujer, nunca es un buen vestido.

Publicado: miércoles, 27 de julio de 2016

Paralelas. La vida enseña al viejo que lo que se ama de una mujer, nunca es un buen vestido.

Las paralelas no se cruzan, pueden estar muy cercanas, más nunca cruzarse…

Me vinieron a la mente estas rectas al recordar un hecho interesante y probablemente muy pedagógico.

Sucedió cuando las gemelas, perdón, las paralelas, comenzaron a acercarse, luego se alejaron y bastante, el tiempo no perdona los errores que las personas si perdonamos o nos perdonamos…

Ella siempre ha sido una mujer brillante… De esas que se anticipan a todo, siempre… podía mirarme fugazmente a los ojos y anticiparse a lo que estaba pensando… No es común que eso suceda. El talón de Aquiles de su lucidez siempre fue la ansiedad…

Muchas personas han creído saber lo que pienso con solo mirarme a los ojos pero no siempre han creído lo correcto. Cada ser humano tiene diferentes capas de pensamientos y sentimientos y los hombres no somos tan lineales como algunas mujeres creen saber…

No hay deslumbramiento más importante para un hombre que una mujer inteligente. A veces asusta un poco eso… como sea, no siempre uno comprende que esa mujer enfrente es tan inteligente… es fácil confundir a una mujer culta con una inteligente, creo que vale la aclaración. A diferencia de tantas personas muy cultas, viajadas y leídas… Ella es ambas cosas…

Pasado el tiempo de desencuentros ella pudo sintetizar todo lo ocurrido de esta manera tan sencilla, tan clara y tan contundente…

_ Cuando yo te miraba, vos estabas muy distraído. Cuando finalmente te dignaste a mirarme yo ya me había rendido y ya estaba remando en otro río. El tiempo nos ha hecho casi amigos…

De seguro debe ser otra historia más entre tantas de tantas paralelas que en el mundo se alejan y acercan con cada respiro…

La vida enseña al viejo que lo que se ama de una mujer, nunca es un buen vestido o si lo trae en todo caso es lo que menos importa en la construcción del sentido…

Marcelo Zamora, 27 de julio de 2016

* La pintura es del gran pintor español Vicente Romero Redondo (1961)

« Lo que me enseñaron las nubes | Cuando amanece en el desierto »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?