No somos dueños de nada.... Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » No somos dueños de nada...

No somos dueños de nada...

Publicado: viernes, 11 de octubre de 2013

No somos dueños de nada, sólo administradores y lo venimos haciendo bastante mal...

Si creés en Dios sabrás que se nos ha dado todo esto, no para abusar, no para destruir, no para codiciar, no para frivolizar, no para ser indiferentes, no para hacernos los distraídos...

Si no creés en Dios tal vez te preocupe que mundo le dejamos a nuestros hijos y nietos...

No somos dueños de nada... ni el más rico ni poderoso de todos los hombres puede arrogarse la propiedad de nada porque no hay dinero, ni poder, ni soberbia que dure más de 100 años...

Y como ha dicho Francisco, nunca he visto un cortejo fúnebre acompañado por un camión de mudanzas...

Todos los tesoros que los faraones hacían incluir en sus sepulcros, incluso después de milenios, pasaron a otras manos...

No hace falta explotar a otros seres humanos, ni extinguir especies, ni destruir bosques, selvas, humedales para vivir...

Un poco menos de codicia, de soberbia y de estupidez podría ser suficiente para comprender que no somos dueños de nada... y que lo único que habremos de llevarnos es lo que hayamos dado y dejado para los que siguen nuestros pasos... porque todo lo que hayamos tomado, recibido o acumulado, se ha de quedar aquí mismo, donde inevitablemente habremos de partir en cualquier momento...

Por eso cuando estamos frente a políticos y empresarios codiciosos y corruptos, cuanto menos debemos abrazar el deber de condenarlos socialmente, para que todo lo que queda impune en la justicia corrompida, no quede impune a la humanidad.

Marcelo Zamora, 11 de Octubre de 2013

« La pureza del corazón es querer una sola cosa | Creer no es anestesiarse creyendo creer... »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?