Me harta el gris. Escritos. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora
Me harta el gris en PDF

Escritos » Me harta el gris

Me harta el gris

Prefiero la oscuridad a permanecer entre grises… en ella el instinto me obligará a buscar otro amanecer donde no estar muerto…

Publicado: martes, 4 de octubre de 2016

Me harta el gris. Prefiero la oscuridad a permanecer entre grises… en ella el instinto me obligará a buscar otro amanecer donde no estar muerto…

Habitar en el gris es insoportable como pasarse la vida sobre una calesita… montando siempre las mismas figuras ficticias que con el tiempo se empiezan a poner grotescas por el desgaste del aburrimiento…

Siempre el mismo paisaje alrededor, siempre las mismas melodías… y claro… lo más importante… el movimiento inútil de ir a ninguna parte…

¿Para que moverse si siempre se vuelve al mismo lugar…? absurdo, fútil, insufrible…

Agradezco al tiempo haber moderado mis brutales reflejos que me han llevado a lugares inesperados y situaciones complicadas y siempre de un extremo a otro… sin medias tintas… sin transiciones ordenadas… sino eligiendo y al mismo momento virando por completo el timón de toda una vida… A veces siento haber vivido varias vidas… sin dudar al comenzar todo de cero…

Algunos creen que es fácil patear tableros… haberlo hecho me autoriza a decir que es turbulento… inquietante… desaparece el suelo… y por momentos no hay consuelo… uno enfrenta el vacío del desierto y tienta mucho volver a la comodidad de ese oasis artificial y engañoso donde se aprisionaba el alma…

Me harta el gris… me harta tanto que más de una vez he elegido nada antes que algo… Más de una vez he elegido perder antes que seguir en esperas infructuosas… que claramente no me llevarían a ninguna parte.

¿Para qué prolongar la agonía…?

Mejor dar la vuelta y elegir la oscuridad del padecimiento que tarde o temprano ha de quedar atrás… ya que por larga que sea la noche siempre a esta le sigue un alba…

Esos desiertos donde calcinamos los pies nos enseñan más en unos pasos que cientos de años de comodidad debatiendo sobre lo hipotético…

Me harta el gris.

“Ser o no ser, esa es la cuestión” fue escrito y hasta ahora no conozco frase más corta que encierre un pensamiento más profundo sobre la existencia…

Me harta el gris porque soy o no soy… y no puedo elegir no ser siendo…

No es este mundo un paraíso… este ha de venir después, espero… como sea, que mi tiempo sea intenso… no por ser esclavo de los grises que nos impone un mundo enfermo… intenso porque mi alma viva todos las alegrías, todas las dolencias, toda la profundidad de la que sea capaz mi pobre percepto…

“No se puede servir a dos señores” fue dicho y me arrodillo a esta Palabra…

Me harta el gris… y he de confesar algo… aunque no ha de durar mucho… porque nunca sobrevive más que algunos vientos… el que más me harta de todos los grises… es siempre el que aún sostengo… le he dado días… ya es mucho tiempo.

Marcelo Zamora, 4 de octubre de 2016

« La luz que trajo sombras... | Mar marrón de arenas amarillas »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?