Me enseñaron que.... Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Me enseñaron que...

Me enseñaron que...

Publicado: miércoles, 21 de enero de 2015

Me enseñaron que....

La vida nos va poniendo maestros en la vida y de ellos no se si lo habré aprendido bien pero me enseñaron: Todos tenemos derecho a pensar y creer libremente.

El odio hace más daño al que lo siente que al objeto de ese sentimiento.

El fanatismo siempre conduce a la muerte, ya sea del fanático o de los que terminan siendo perseguidos por fanáticos.

La justicia humana es una utopía pero eso no significa que podamos dejar de mirar ese horizonte y actuar conforme a ese ideal.

Respetar al otro implica, aceptar la diversidad, aceptar que no es como yo, no descalificar su lugar ni su punto de vista, ni su trabajo ni su fe.

Es mucho más valiente y difícil construir que destruir, destruir lo puede hacer cualquiera, para construir hay que aprender a dar, a amar, a soportar y a perseverar.

Sin amor, sin compasión, sin solidaridad y sin ponerse ante el otro en sus zapatos, es imposible que nos unamos y hagamos algo bueno del tiempo que se nos da para vivir.

Sin libertad, la vida sería un infierno... pero para que haya libertad, yo soy el primero que debo defenderla y entonces debo ser el primero en no odiar, en comprender, en buscar la paz, en aceptar la diversidad, en RESPETAR al otro en todos los aspectos de su existencia, en aceptar que soy humano y por lo tanto falible y por lo tanto ninguna verdad puede ser mía...

Somos inquilinos. Nada que creemos que nos pertenece es nuestro, porque al dejar de pisar el pasto verde seremos otra vez parte del todo y nada podremos llevarnos de lo que hayamos acumulado honesta o deshonestamente en este mundo.

Defender la vida, cuidando al enfermo, asistiendo al que pasa necesidad, preservando la naturaleza y todas sus criaturas y evitando de todas las maneras posibles ser motivo de destrucción del planeta.

Me han enseñado otras cosas pero creo que si pudiéramos de alguna manera todos aplicar estos sencillos conceptos no habría tanta violencia, ni habría tanta muerte, ni habría bullying, ni habría abusos, ni siquiera habría robos ni asesinatos porque respetar al otro significaría para cada uno de todos nosotros que por encima de todo está la vida y el oportunidad de vivir cada uno el camino que haya elegido sin que eso represente dolor, muerte o injusticias para nadie, ni nada.

Marcelo Zamora, 21 de enero de 2015 

« Arte | Sólo desearte que hoy puedas creer »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?