¡Ley de humedales ya!. Reparare. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Reparare » ¡Ley de humedales ya!

¡Ley de humedales ya!

Publicado: domingo, 27 de septiembre de 2015

¡Ley de humedales ya!.

¿Por qué?

Los humedales se podría decir que son la base de la vida en tierra firme. Los humedales acumulan el agua de la lluvia, de ríos y de arroyos y la retienen el tiempo suficiente para que estas aguas puedan filtrar hacia los acuíferos, que no son más que reservas de agua bajo el suelo a diferentes profundidades.
Los humedales son uno de los más importantes métodos de purificación de aguas y de creación de vida en tierra firme, sin humedales la gran mayoría de la vida en tierra firme sería imposible.

Las características de contener inmensas cantidades de agua y de filtrar lentamente hacia los acuíferos hacen de los humedales los reguladores naturales de inundaciones y vida. Para entender esta importancia podemos situarnos en un desierto, y el ejemplo perfecto son las áridas tierras centrales de Australia. Reciben lluvias copiosas en cortos períodos de tiempos pero como no hay formados humedales, el agua viaja rápidamente por los cursos de agua y descarga al mar. Sin humedales, nuestra zona más rica de tierras cultivables podría comportarse como un desierto.

Sólo es necesario observar un mapa de la región pampeana, verán por todas partes lagunas y humedales. Nuestra acción para utilizar estas tierras para sembrados está destruyendo la tierra. El propietario de la tierra para aprovechar tierras inundables según ellos, los cuales en realidad son humedales, hacen canales para que el agua que naturalmente se acumulaba en esos terrenos sea drenada hacia ríos y arroyos.

Este es un problema muy grave por varias razones. El Río Luján en épocas de la colonia, era no más que un arroyito rodeado de humedales, hoy con las ciudades y poblados que han invadido los humedales y los campos que han sido canalizados, no importa el ensanchado que se hiciese del río no alcanzaría nunca para evacuar toda el agua de la zona. Estas inundaciones cada vez son peores y con menos cantidad de agua llovida, por el efecto que veíamos recién en el desierto, cuanto menos humedales haya, más rápido viaja el agua hacia el mar.Las inundaciones en estas tierras siempre fueron en realidad los humedales que han hecho de este suelo uno de los más ricos del mundo. ¿Recuerdan hace 30 o 40 años las bandadas de patos o sirirí pampa que había por todas partes? Cada vez hay menos… para muchos es más esto debe sonar como que es algo de los Esteros del Ibera… ¿no? Bueno no debería ser así, pero esas aves eran la parte más visible del ecosistema que se ha destruido… ranas, sapos, iguanas… ciervos, vizcachas, bichos canasto… nada dejaron…. Esta devastación de los humedales que seguimos alimentando, como sucede frente a las costas santafesinas, en las islas entrerrianas, donde de humedales, se va transformando entre canales y quemas en pampa forzada para criar vacas, esta destrucción de los ecosistemas ES LA DESTRUCCIÓN DEL FUTURO.

Por lo general se considera a los bosques, los cuales se pierden en Argentina a mayor ritmo que en cualquier otro lugar de Latinoamérica, como él único ecosistema a recuperar, es que son más visibles, y cumplen la función de purificar el aire… pero no debemos dejar de lado en las consideraciones de las urgencias en que vivimos, a los grandes purificadores del agua, a los grandes creadores de vida en todas sus formas, a los más importantes moderadores de inundaciones y fertilizantes naturales de la tierra, los humedales.

Estimaciones técnicas de la UBA aseguran que en una década de siembra de soja, se ha perdido la mitad de la biomasa de la pampa húmeda. Hipotecamos el futuro, hipotecamos los humedales para ganar más dinero hoy y matar de hambre a todos mañana… Y hoy mismo hemos podido ver en las últimas inundaciones como esa mitad de biomasa se ha traducido en el doble de agua circulando por canales, ríos y arroyos, inundando y destruyendo todo a su paso…

Los acuíferos se reducen al reducirse la biomasa del suelo. El agua que filtra a las napas filtra contaminada desde los asentamientos humanos y sin el trabajo de purificación de los humedales nos vamos condenando día a día.

Las últimas inundaciones de Luján y toda su cuenca, nos han mostrado el impacto que ha tenido arrasar toda una costa del humedal del río Luján, rellenando con tierra para emprendimientos inmobiliarios millonarios.

Entre Ríos, camino a Victoria, ya no es isla y monte, es miles y miles de vacas…

Si seguimos pensando sólo en dinero y no prestamos atención a la necesidad de preservar bosques y humedales para que haya alguna chance de vida en el planeta para nuestros hijos y nietos… Si seguimos depredando los ríos… no hace mucho veía una foto de la década del ’30 con una foto de un surubí de más de 3 metros que habían pescado a caña… hoy está cada vez más pequeña y empobrecida nuestra fauna litoral por las malas políticas de explotación pesquera en el río Paraná…

Todo así, pero tenemos una oportunidad, y está a es la de despertarnos y empezar a reclamar por lo que es nuestro, de todos, de toda la humanidad, porque cada vez que un bosque o un humedal es destruido por algún avaro para ganar unos dólares extras en su limitada vida e hipoteca en ese accionar la vida de toda la humanidad y de todas las especies vivientes del planeta, deberíamos estar allí de alguna manera, diciendo como sociedad, desde la ley, que no queremos un mundo depredado, que NO TENEMOS QUE SUFRIR TODOS, HUMANOS Y ESPECIES VIVAS, PARA QUE UN PAR DE CODICIOSOS SE LLENEN LOS BOLSILLOS DE DINERO… Después de todo si un día no hay agua, no hay animales, no hay plantas… no podrán comerse ni beberse el dinero que han hecho…. Y no debemos pretender que el avaricioso comprenda, pero si podemos los que aún creemos en la vida, empezar a manifestarnos para que las futuras generaciones y las actuales, LOS QUE AÚN NO SEAN ESCLAVOS DEL DINERO Y LA CODICIA, comprendan la importancia de contar con mecanismos legales para frenar la insensatez de los que están llevando a la humanidad y todas las demás especies a la extinción masiva.

Marcelo Zamora, 27 de septiembre de 2015

« Una vida no es una cosa... | Extinción de abejas y de humanos »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?