Las voces del universo. Asi en la tierra como en el cielo. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Asi en la tierra como en el cielo » Las voces del universo

Las voces del universo

Un rosal ha florecido en otoño a los pies de la imagen de la Virgen de Guadalupe....

Publicado: domingo, 7 de junio de 2015

Las voces del universo. Un rosal ha florecido en otoño a los pies de la imagen de la Virgen de Guadalupe....

Un rosal ha florecido en otoño a los pies de la imagen de la Virgen de Guadalupe....

“Quizás te dice que tengas fe, que todo va a pasar. Que aún en otoño cuando todo duerme, una rosa puede alegrar tu vida...”
Eso me escribió con alegría Luz al disfrutar la foto de la rosa blanca de otoño… así le llamo en mis pensamientos porque siempre, sin excepción, tiene palabras que iluminan… no nos conocemos, pero ni falta hace… nuestra amistad se da allí donde la materia no rige. Alguna vez me llamó Señor Otoño y eso por cierto para mí es mágico porque cuando las personas podemos apodarnos con nombres que representan el registro que tenemos de los sueños que deja ver el otro, todo un universo se abre, porque las almas no necesitan explicar nada, las almas son.

Nos solemos alentar cada tanto con palabras de bondad, recordándonos uno al otro como Dios conecta las cosas para que tengamos todo lo que nos falta en este mundo. Ella por las cosas que escribe, por la sensibilidad de sus retratos de la naturaleza, por los esfuerzos que hace a diario casi para que miles de desconocidos disfrutemos su bosque en la montaña, siempre invitándonos a disfrutar la vida en las pequeñas cosas, en las inmensas cosas que con la Creación Dios nos regala… es sin duda un ser de Luz… atrapada quizás en el cuerpo de una mujer, debe tener sus días… pero su polo positivo siempre parece vencer y salir al mundo con luz… y por eso le llamo Luz.

Cada día las dificultades son las armas con las que el mal busca detenernos y demostrarnos que estamos solos… y siendo la soledad la peor de las consejeras, cuando hacemos caso a esa hábil mentira… las piernas pierden fuerza, la vista se apaga y caminar se vuelve un sacrificio…

Los mensajes son codificados siempre, y hay que tener la inocencia suficiente para poder descifrarlos… Las fotos que comparto con este escrito tienen mucho de ese tipo de mensajes… y ojalá quien lea pueda aprender el lenguaje con el que nos habla la Vida… el Universo… la Belleza… la inmensidad inconmensurable de Dios…

Todos podemos ser ángeles para quien espera un mensaje en un momento justo… sólo tenemos que dejarnos ser y llevar eso inexplicable para nuestras mentes que otro espera con retraso y apuro sin entrar en dudas ni tonterías… cuando debemos jugar de mensajeros, es mejor hacerlo rápido y sin temor, así el mensaje es más claro.

Así como la Luna no duda en reflejar la luz del Sol, ni se cansa de ocupar el lugar incomprendido de la menor entre los astros para luego coronarse como inspiración de poetas y cantores, así puede que sea nuestra misión… y por menor que esta parezca, en algún momento despliega toda la belleza del universo en un hecho simple y hasta cotidiano como el florecimiento de una rosa blanca.

El rosal atado a la tierra, hace su parte en la obra magistral del universo y la vida, lo hace con sencillez sin más pretensiones que ser lo que es… y nadie ni se percata de su existencia o peor aún, muchas veces saben de él por sus espinas… y cuantas veces es segado por la incomprensión de su lugar en el todo para que nadie se lastime…

Finalmente cuando llega su momento, el tiempo justo y único del cumplimiento de su cometido existencial, desflora en rosas aromáticas e hipnóticamente bellas… y testimonia habiendo sido hasta ahora insignificante, un sinfín de percepciones y emociones en los seres humanos que pueden allí si comprender el valor de esa vida…

Tras la sencillez de esa flor, se esconde una ingeniería genética tan compleja que apenas comprendemos pero cuya fuerza vital desconocemos por completo… Como esos hilos blancos en la tierra que escondidos hacen el alimento de las futuras vidas con todo lo que ha muerto…

Vivimos un tiempo donde hemos aprendido a reconocer una parte de las cosas y creemos que esa parte es el todo… pero no es así… el Todo es muchísimo más y sigue silencioso su curso sin reparar en nuestra vanidad absurda de creernos sapientes de algo cuando ignoramos casi todo…

Las voces el universo hablan a través de hechos, muchas veces, imperceptibles o sólo disponibles para aquellos que se atrevan a ver detrás de las apariencias…

Tan sencilla parece una flor… tan complejo es todo lo necesario para que ella exista… Se necesita de un universo, un sol, un planeta, una luna, temperaturas y presión bajo las cuales el agua no se vuelva vapor ni hielo y se mantenga líquida… hongos bajo la tierra descomponiendo materia orgánica que junto a la demás biomasa aireen la tierra y la provean de nutrientes con sus desperdicios… y un programa… un hardware maravilloso, escrito en cadenas de aminoácidos… y cuya energía vital y software no son meros químicos y condiciones ambientales como el paradigma materialista unidimensional pretende hacernos creer…

Tan sencilla parece una flor… y como ha dicho un amigo… “la simpleza y la perfección no son una casualidad. Yo lo veo simple y perfecto tanto como Otro regalo de Dios”
Las voces del universo están allí en el silencio de un campo repleto de espigas doradas bailoteando al son de una brisa del este… en el aleteo de esos insectos y aves que por millones se encargan de la silenciosa misión de alimentarnos a todos polinizando las flores cuyos frutos son nuestro sustento…

Siempre pienso que cuando uno ve una abeja, no comprende en lo más mínimo, todo lo que lleva sobre sus espaldas… lleva nuestra existencia… y la existencia de casi todas las criaturas de la Tierra… y cumple su parte en la maquinaria infinita de la Creación sin recibir honores ni reconocimientos, muy por el contrario, somos nosotros mismos quienes amenazamos su existencia y así están desapareciendo a manos de codicia y pesticidas…

Las abejas son imprescindibles…

En la Creación, nadie, ni nada es poco… todos y todo tienen su sentido y su lugar…

Los humanos estamos viviendo el otoño de nuestro días… hacemos todo mal y el equilibrio universal ya nos está pasando la factura… pero aun así hay esperanza…

Las voces del universo nos avisan en estas flores de otoño… que tenemos que cambiar, que tenemos que parar… que tenemos que empezar a escuchar, a ver, que tenemos que volver a nuestro lugar, a ser parte del todo y no pretender reinar porque no sabemos gobernar…

Las voces del universo nos hablan e intentan explicarnos que nuestro reduccionismo biológico no alcanza ni abarca los misterios de la Creación… y que el evolucionismo que tan bien hemos podido construir a través de la fenomenología de las vidas de las especies es solamente una parte acotada del panorama general…

Las voces del universo siguen hablándonos a diario, por todas partes, esperando que aprendamos a escuchar…

Marcelo Zamora, 7 de junio de 2015

« Siempre habrá | Caricia de madre »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?