La pureza del corazón es querer una sola cosa. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » La pureza del corazón es querer una sola cosa

La pureza del corazón es querer una sola cosa

Publicado: domingo, 5 de mayo de 2013

“La pureza del corazón es querer una sola cosa” Sören Kierkegaard Copenhague en l843

Esta frase resonó en mi cabeza, en mi razón, en mi entrenamiento en lógica hace unos 20 años.

Recuerdo muy bien que sentía que el planteo era tremendamente ingenuo, algo irrealizable, algo del orden de lo utópico o absurdo incluso.</span></p>
No dejaba de conmoverme las ideas de este gran autor. Pero cuando todo queda en la razón y roza tenuemente la ilusión, nunca deja de ser un lindo cuentito para almas necesitadas de completud.

Alternaba esta lectura con la del hombre absurdo de Camus, El mito de Sísifo...

Todo esto viene a cuento porque hoy puedo vivenciar lo que otrora podía entender, lo que era del orden exclusivo de la razón, hoy lo puede comprender desde otro lugar, un lugar que tiene muchos nombres que a mi juicio no lo describen correctamente. Ese lugar que con la sola razón es como una biblioteca, es como un libro, es como un pdf de un libro... es decir es un medio, es un soporte, es necesario mas no fundamental porque por otros caminos, que a veces nada tienen que ver con la razón, se puede llegar de la misma manera...

No me interesa completar con alguna definición lo que da sentido a ideas como estas que tuvo Sören Kierkegaard, porque cualquier definición es incompleta, o inadecuada...

Yo creo que algo sucede allí dentro del sujeto, algo allí donde desconociéndose, es... y ese algo da sentido a muchas de estas grandes ideas de los grandes filósofos... pero sin ese algo, desde la pura racionalidad, cualquier palabra que se expresa sobre esto carece de sentido, y hasta que no se trata de una transformación, de una vivencia, es imposible comprenderlo, y mucho más explicarlo y se cae en definiciones que no completan el panorama en lo más mínimo, porque son solo palabras...

Por eso esta frase, esta expresión trascendente, de fe... que alguna vez me pareció un lindo cuentito de idealismos, hoy se me hace irresistible compartir: “La pureza del corazón es querer una sola cosa” Sören Kierkegaard

Porque si bien las palabras pueden decir mucho y decir nada, dependiendo quien las significa... de alguna manera, en medio de este éxodo de espíritus que fuerza la frivolidad de este tiempo, es urgente trasmitir, que si algo no se debe resignar jamás, es la búsqueda, de la Verdad.

« El Mejor Amigo que alguien pueda tener | Autenticidad »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?