La luz que trajo sombras.... Escritos. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Escritos » La luz que trajo sombras...

La luz que trajo sombras...

Fragmento de un relato homenaje a las millones de personas que fueron masacradas durante el genocidio que algunos llaman la conquista de América

Publicado: domingo, 25 de septiembre de 2016

La luz que trajo sombras.... Fragmento de un relato homenaje a las millones de personas que fueron masacradas durante el genocidio que algunos llaman la conquista de América

La humedad goteando desde los árboles, las hojas reverdecientes alardeando de vida susurran melodías de gloria al tono de la brisa serena de la mañana. Nubes navegando presurosas por debajo del infinito celeste.

La calma que prefija la tempestad. La mirada fija en el horizonte. Las aves se dispersan sobresaltadas en la lejanía pero solo se trata de un predador aprovisionándose…

El delicado eco de algo que simula ser un trueno rompe la regularidad. Es el rugido de la barbarie acercándose a una aldea de personas sencillas… allí donde hay bosque habrá sembradíos cuando el último dueño de estas tierras sea arrasado… donde había paz habrá dolor…

Traerán relatos de amor que impondrán con hierro, pólvora y sufrimiento… traerán lo que ellos llaman paz que no son más que inabarcables ríos de sangre y silencio, sinfonías de destrucción… La bestialidad se acerca con sus huestes de codicia, de lujuria, de perversión… legiones de enfermos de violencia y maldad desesperados por poseer todo lo que nos les pertenece…

Sus naves han surcado la inmensidad llevando adonde sea que llegan toda su brutalidad… allí donde se posan sus pies de fuego desaparecen los bosques, se pudren las aguas, se envenena el aire… ellos huelen al hedor mismo de la muerte…

La mirada fija en el horizonte. Ya han escuchado de pueblos enteros que han sido miserablemente devastados. Hecatombes infames en nombre de un dios que desconocen pero que usan como estandarte para justificar sus crímenes.

En su mundo estos bárbaros poderosos e impíos matan sin remordimientos…

Dicen que sus profetas vienen hablando de vida en abundancia pero a su paso el sol queda oculto tras las nubes de humo pues incendian los poblados e incluso los cuerpos…

Dicen que sus profetas hablan de un rey de amor por encima de todo rey… pero sus reyes ordenan genocidios a pueblos enteros… y sus soldados, viles y asquerosos, no conformes con la muerte, denigran la vida que encuentran a su paso…

Ellos están convencidos que vienen a traer luz. Más son el tipo de sombra más oscura que esta tierra haya conocido… y han de arrasar con todo lo bello que haya vivido en este paraíso…

La mirada fija en el horizonte. Responsable de su gente, él sabe que tarde o temprano, les llegará el momento de escapar e intentar no morir bajo el yugo del infierno que traen los hombres de trueno…

Marcelo Zamora, 25 de septiembre de 2016

« La pregunta del amanecer | Corre y corre para volver al mismo lugar... »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?