El poeta apenado. El Exodo de los Espíritus. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora
El poeta apenado en PDF

Series Temáticas » El Exodo de los Espíritus » El poeta apenado

El poeta apenado

Que no te frene ni te marchite una decepción...

Publicado: viernes, 14 de octubre de 2016

El poeta apenado. Que no te frene ni te marchite una decepción...

Me preguntó un chico enamorado como halagar a su amada.

Yo no lo dudé, le dije:

Regalale lo más bello que en tu día hayas podido encontrar. Pero que no sean cosas. Tiene que ser algo de tu interior... pinta, canta, escribe, fotografía, cultiva, esculpe... habla pero desde el corazón...

Él fue un caballero e increíble poeta con ella... Más conmigo... se mostró muy enojado.

Ella eligió regalos de un papanatas de traje me dijo montado en cólera...

Pensé lo más rápido que pude... no quería ver morir a un poeta... no por una mujer que no prestaba atención a semejante tesoro... son pocos en este mundo y los necesitamos a todos...

Así que se me ocurrió explicarle mi punto.

Mirá muchas veces me sucede lo mismo y eso no es malo, todo lo contrario, es muy bueno, porque de esta manera podés saber rápidamente si ella era o no para vos.

Por la causa que sea, ese no es tu asunto para nada, a ella no le interesa lo que le das. Le interesan esas otras cosas que le da otra persona. Así que ya no lo hagas. Seguí tu viaje. No tiene sentido y hasta quizás la molestás...

Seguí dando. Que no te frene ni te marchite una decepción... te arrepentirás toda la vida si te rendís ahora.

Rendite con esa mujer, y entregate al arte que das, que regalás. Hay todo un mundo sediento de esto y vos que podés darlo tenés que ser valiente y hacerlo.

Ya alguien te encontrará y sabrá al instante que sos un ser único, irrepetible y especial y que lo que das no se puede pagar ni con todo el dinero de este mundo...

Confieso que no estaba tan seguro de la respuesta que le di pero todas mis esperanzas personales descansan en ella.

Marcelo Zamora, 14 de octubre de 2016

« La indiferencia mata... | Honor »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?