El Mejor Amigo que alguien pueda tener. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » El Mejor Amigo que alguien pueda tener

El Mejor Amigo que alguien pueda tener

Publicado: domingo, 19 de agosto de 2012

El Mejor Amigo es ese que te abre su mundo y te brinda sus propios amigos porque su mayor deseo es la amistad misma...

Hoy Julio, comentaba una sensación que la he vivido...es muy cierta y me alegró sobremanera que un tipo con esa sensibilidad y calidad humana dijera esto porque sé perfectamente que hombres así son los que en todos lados la gente anda esperando, y por lo tanto su expresión no fue de necesidad, sino de autenticidad.

Hace unos años el Mejor Amigo que alguien pueda tener, llamó a mi hijo y con él fuimos a su Casa, sin saber bien porque íbamos, pero nos llamaba... de hecho mi hijo hoy mismo no recuerda bien porque quiso que fuéramos a ese lugar... pero nuestras vidas han cambiado sensiblemente desde entonces.

Será que cuando un amigo llama, uno no puede más que acudir a verlo…

Con Él aprendimos muchas cosas que no se aprenden en cualquier lugar y que por el contrario, se desaprenden todo el tiempo con sólo dejar de frecuentarlo. Y a través de mensajes de un pastor de radio, me invitaba a reunirme con otros hombres, como yo, con hambre de paz, de vida, de espíritu... mis prejuicios no me permitía hacer caso a las sugerencias. Un buen amigo nunca se rinde cuando desea lo mejor para el otro…

Nos mudamos y con la mudanza cambió el lugar donde frecuentar al Mejor Amigo que uno pueda tener... y allí... Él se encargó de hacerme conocer a unos tipos realmente excepcionales, que ninguna de mis enredadas expresiones podría describir de ninguna manera con justicia.

Si en algo siempre fui bendecido fue en la amistad. Por donde mis pies han caminado he cosechado buenos amigos y eso me ha hecho muy feliz aún en medio de derrumbes. Y si algo caracteriza a los buenos amigos es que pueden pasar, días, meses, años… pero la sola ocasión de reencontrarse es tal motivo de alegría que uno queda preso de la ansiedad por ese momento venidero…

Hoy tras festejar con amigos los 82 años de un gran hombre… fui a la casa del Mejor Amigo que uno pueda tener… y allí estaba Julito… como siempre, con su guitarra, su energía, su generosidad, su alegría.

Y es por eso que  en esta ocasión quiero hablar de los nuevos amigos, los que hace poco tiempo conozco y con algunos de ellos tengo la sensación de conocernos desde la infancia. El Mejor Amigo que uno pueda tener me ha llevado, me ha bendecido con la compañía de personas de grandes  corazones vivos, almas iluminadas por la causa de toda vida posible... tipos como Darío, Julio, Pedro, Carlos, Cristian y otros tantos más... buenos compañeros en esta nueva senda que acepté intentar seguir no hace mucho tiempo...

Lo que compartimos en la casa del Mejor Amigo que uno pueda tener... ellos lo entienden perfectamente, y gracias a Dios... ahora también lo puedo entender yo... y doy gracias por sentir eso mismo que hoy expresara Julio... cuando me vuelvo de nuestras reuniones, a las cosas de la semana...  cuando surge como un vacío, un anhelo de seguir ahí todos juntos, en esa Casa... que es el lugar más hermoso donde alguien te pueda invitar.

Por eso, doy gracias por mis amigos de toda la vida, porque nuestra mutua incondicionalidad y doy gracias por estos nuevos amigos que Dios y la vida me han dado... porque me muestran con sus actos y con todo lo que comparto con ellos, que existe un mundo diferente, un mundo con propósito, un destino donde el más Sabio y Bondadoso Maestro… el Mejor Amigo que uno pueda tener, nos convoca a creer, a crecer y por sobre todas las cosas a ser… porque como dijera mi filósofo favorito Gabriel Marcel

"No soy nada y no puedo nada por mí mismo sino en tanto soy, no sólo asistido, sino promovido al ser por aquel que es todo y lo puede todo"

Y siendo Su Espíritu, el que nos amalgama, todo lo demás viene por añadidura y vivimos esa experiencia de intersubjetividad, que me gustaba tanto como idea, como ideología del amor pero desconocía si realmente fuere posible algo así…

Y si… es posible, primero con el Mejor Amigo que alguien pueda tener… de Él y con Él proviene todo…

Dice Gabriel Marcel:

“La pregunta metafísica sobre cual sea mi ser, sobre quien soy yo, no me encierra en mi mismo, sino que me abre hacia el mundo, hacia los otros y hacia Dios.

Pues el ser es aquello de que formo parte y que al mismo tiempo me rebasa. La comprensión profunda de mi ser por ende, me revela que el es apertura hacia los demás. El yo encuentra en el tú su verdadero ser porque ya no está solo.”

No hace mucho no era así pero hoy puedo decir que encontramos en Dios nuestro verdadero ser, porque ya no estamos solos…

Cuando estamos todos juntos, en la casa del Mejor Amigo que podamos tener… no solo aprendemos, escuchamos, nos relajamos… sino que SOMOS…

Porque en el  Espíritu… SOMOS… formando parte del  Único y Eterno… Él que nos rebasa… sin que por eso dejemos de ser… sino que todo lo contrario…  gracias a esta condición… SOMOS…

“En la intersubjetividad se produce un intercambio creador: yo soy modificado en mi ser por la presencia del otro. Es decir, sólo en la medida en que estoy abierto a los demás, y los considero como sujetos y no como meros objetos que puedo utilizar para satisfacer mis intereses, llegamos a conocernos verdaderamente a nosotros mismos”

¿Acaso se pudiera definir la amistad genuina de una manera más exacta?

 “El ser, pues, es el nosotros, el yo y el tú no son más que aspectos o participaciones de él.”

Yo soy modificado en mi ser por la presencia de Dios… y es a causa de su presencia que los demás dejan de ser objetos para ser sujetos y se hace posible ese ser del que somos parte y  a la vez nos rebasa…

Y debe ser a causa de esto, que cuando cada uno volvemos a nuestros hogares, a nuestras rutinas… deseamos el retorno y sentimos esa falta… porque cuando uno puede SER, no se conforma con tener… Y si bien no dejamos de ser porque el Mejor Amigo que se pueda tener nos acompaña en cada uno de nuestros pasos desde el momento mismo que hemos aceptado su presencia y clamamos por su compañía… la fraternidad es tan poderosa y su energía tan vivificante que de no extrañar podríamos concluir que no hemos sido parte de nada…

Pero como si SOMOS… anhelamos el momento, y es un buen signo y un motivo de inmensa alegría, porque significa que en Él y por Él hemos logrado Ser…

Tal como sucede con los enamorados, es completamente natural, que el hombre desee mantenerse en ese lugar y con esa o esas personas con las que se siente bien, y mucho más con aquellas con las que comparte una misma pasión… una misma visión, una misma misión…

Algunas veces la belleza de la partida puede estar en la esperanza de saber o creer como será el momento del retorno…

Por eso mis queridos amigos en el Espíritu… tal como dice el cantante de la canción que oyen al leer estas líneas…
“See you soon” (Pronto nos veremos) Como siempre, con la alegría de compartir en la presencia del Mejor Amigo que podamos tener.

« Justicia y dignidad para nuestra infancia... | Autenticidad »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?