El destino de la burbuja. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » El destino de la burbuja

El destino de la burbuja

Publicado: viernes, 27 de marzo de 2015

El destino de la burbuja.

Un mundo acostumbrado a vivir en la ilusión, en la pose, en los dominios de la imagen… Veo tanta infelicidad, tanta brutalidad, tanta sordidez…

Veo que la belleza, la verdad, la vida, no son las metas, y como se inclinan los cuerpos ante la volatilidad del deseo, la inmediatez del antojo… la inconsistencia de la vanidad…

Veo que una y otra vez los humanos hacemos lo mismo, sin poder aprender en lo más mínimo… veo como las guerras ahora pueblan las calles con niños armados… Veo las pancartas de los mismos de siempre renovando promesas incumplidas… las fotos de dientes perfectos y peinados cuidados, de trajes caros y maquillajes perfectos para quedarse otra vez con las vidas de la gente y extender sus brazos de miseria, ignorancia e indignidad…

Veo papeles vacíos, basura alimentando pereza justo donde más pobreza hay y donde más se debiera empezar a trabajar… Veo guerras privadas y miles de muertos vivientes peleándolas por los que las inventan para llenar más aún sus arcas impías.

Veo compradores insensatos de verdades quiméricas, estratagemas con las cuales mantener a millones confortablemente adormecidos…

Veo como se pretenden ocultar los derrumbes con velos de insensatez… Veo disfraces de buenos y malos disputándose la poca carne viviente que queda en pie… Veo a la humanidad esquivando su responsabilidad intentando seguir como siempre cuando la tierra claramente ya no da más…

Veo tanta mentira y me cuesta callar… ¿hasta cuándo vamos a permitir tanta irracionalidad sólo para que unos pocos vivan vidas de revistas y todos los demás seres vivientes se sumerjan cada día un poco más en el lodazal?

¿Cuánto se supone que ha de durar esto?, ¿cuánto más pensamos que el planeta, las especies que se extinguen y las personas que mueren a diario de hambre podrán soportar?

La burbuja tarde o temprano habrá de explotar… porque ese es el destino de toda burbuja por más relatos, discursos, ideologías, racionalizaciones o excusas que queramos reproducir y hasta gritar…

El destino de la burbuja se va cumplir y va a explotar…

Y allí millones dirán como pudo pasar… Como si hubiesen estado viviendo en otro tiempo, en otro lugar…

Como dice la canción seguimos confortablemente adormecidos… hasta que el planeta no aguante más y nos arrase, o tal vez hasta que los hambrientos del mundo ya no toleren morir y salgan a matar, como ya está pasando… o quizás cuando las abejas y otros insectos desaparezcan definitivamente víctimas de los plaguicidas como viene sucediendo y ya no haya alimento para nadie…

Hemos permitido que la verdad nos la digan la publicidad, la propaganda política, los mercaderes del saber, los voceros de la ciencia usada para lucrar…

“Busca la verdad no permitas que otro te la de” leí en un comentario de Miguel Ángel Merino.

El destino de la burbuja de mentiras que nos tiene encerrados y confortablemente adormecidos está por cumplirse…

Por eso tal vez ser un niño otra vez, desaprender y volver a aprender sea uno de los probables caminos a emprender ya mismo…

Hay esperanza, siempre la hay, aún es posible que despertemos antes que se cumpla el tiempo en que la burbuja ya no pueda contener todas las ficciones en que vivimos hoy y que no tenemos por qué tolerar.

Por odioso que resulte prefiero evitar las burbujas. Suelen ser muy atractivas pero dentro de ellas se engañan los sentidos y el juicio...

La vida atrapada por una burbuja, por bellos que parezcan los discursos que la inflan... irá mal... porque el destino de cualquier burbuja siempre es el mismo... Estallar y desaparecer.

El destino de la burbuja, como el destino de toda mentira, siempre, es imparable, revelar su fragilidad y despertar hacia la verdad.

Marcelo Zamora, 27 de marzo de 2015

« Libres | Autenticidad »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?