El Alazán. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » El Alazán

El Alazán

Solar del Payador

Publicado: lunes, 13 de abril de 2015

El Alazán. Solar del Payador

Aclaración importante: Esta es una interpretación libre y personal basada en la historia de vida del autor de la canción. El hallar analogías en la letra de la misma, se debe al conocimiento de las públicamente reconocidas inquietudes existenciales del payador perseguido. Hay un verso especial en esta letra, y dice: "Solito se fue muriendo, mi caballo". Un se fue muriendo que parece más una metáfora que el hecho físico del deceso del animal... una metáfora...

Escuchar a este señor contar con su sencillez sobre su finca que "está llena de soledad..." y dice que hizo la canción "para que la pena no parezca mucha pena..." cuando murió su caballo, el Alazán... Y lo recuerda con una belleza y claridad, comprendiendo la esencia más íntima de la existencia de cada ser viviente como lo es la soledad... soledad que los humanos mitigamos en el amor, en Dios y en la amistad...

"Al contemplar su soledad serena, sentí que estaba como yo en el mundo... sin más sostén que el de su propia pena..."

¿Acaso ese sostén de la propia pena no lo hemos ya leído o escuchado en otro autor…? Se me ocurre una imagen similar a la que Albert Camus escribiese como ” Aunque humillada, la carne es mi única certidumbre …”

El sostén de la propia pena, de la existencia, el sostén de las pocas y propias certidumbres, de observador de la vida y del tiempo, de los sueños y los pedregullos en el suelo…

Para los que recostamos la cabeza en la fe las cosas pueden parecer un poco más fáciles aunque en definitiva no lo sean. Pero si este gran hombre hablaba en estos términos, de la pena… era para ser comprendido por su pueblo que sus canciones tanto amaba… El desolado hombre que cargaba en ese cuerpo esa brillante alma mientras hablaba, estaba regalando poesía a nuestro mundo tantas veces o mejor dicho cada vez más frívolo y superficial... Con palabras siempre fáciles de entender pero muy difíciles de dimensionar, pues la profundidad del pensamiento tras de ellas algunas veces, cuenta bastante, sondar.

“Oscuro lazo de niebla
Te pialo junto al barranco,
¿Cómo fue que no lo viste?
¿Qué estrella estabas buscando?”

Poder ver la niebla como lazo, arrastrando al abismo al animal… Cuantas analogías pone Atahualpa en esta letra… ¿Acaso sólo habla del caballo? Yo creo que desde su interior hablaba su filosofía de su norte tranquilo, solitario pero no por eso sin lucidez para comprender la demencia de la civilización y el materialismo que avanza y avanza hasta quedarse con todas las pobres almas…

Poder ver en esos cerros solitarios, la soledad del alma que no encaja y que se termina alienando y abandonando para ser lo que exige la maquinaria…

Hombre de mundo, distinguido en Francia y Alemania, y sin embargo su mayor tesoro seguía allí en su finca humilde y solitaria, allí donde se engendrarían sus más importantes palabras…

Allí donde cantaría a esa Luna Tucumana que acompañara a pobres y explotados en las cosechas de caña…

¿Qué estrella andarías mirando Atahualpa….? ¿Qué luz buscabas? Cuanta pena que nunca la hallaras porque sin haberla tenido, con tus melodías, tu poesía, tu denuncia, tu guitarra iluminaste al mundo con tus tonadas…

Nadie es profeta en su tierra, y aquí supimos desperdiciar su grandeza entre persecuciones y canalladas… Y ahora el olvido parece ser que es el que más paga…

Me da la espina que esa niebla, esa ceguera temporaria… ese lazo que nombra como hecho real de una tragedia de su Alazán… en realidad es el cuero seco de la mediocridad que nos enlaza y nos hunde en el barranco… y que nos lleva a otra muerte, la muerte de la esperanza…

“¿Cómo fue que no lo viste?” le dice… o ¿nos lo dice con la sutileza propia del que ve más allá de lo que en ese momento pasa…?

Marcelo Zamora, 12 de abril de 2015

Debido a que el Alazán es muy reconocido... he elegido este 2º track "Vidala dolorosa" del disco grabado en Alemania en 1989 en el disco: Atahualpa Yupanqui - Die Andengitarre

« Al verdadero héroe inocente... | Sólo desearte que hoy puedas creer »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?