Día del Trabajo. Contra los abusos de hombres, lobos, del hombre. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Día del Trabajo. Contra los abusos de hombres, lobos, del hombre

Día del Trabajo. Contra los abusos de hombres, lobos, del hombre

Sin justicia no puede haber libertad y sin libertad, no se puede hablar de trabajo, sólo se puede hablar de esclavitud

Publicado: viernes, 1 de mayo de 2015

Día del Trabajo. Contra los abusos de hombres, lobos, del hombre. Sin justicia no puede haber libertad y sin libertad, no se puede hablar de trabajo, sólo se puede hablar de esclavitud

Tiempos de contrastes…

Pienso en aquellos pueblos originarios explotados y exterminados en Potosí para extraer la plata para la corona española. En los afroamericanos explotados en los algodonales de toda América. En los esclavos de los diferentes momentos de la humanidad… esclavos de hititas, babilonios, egipcios, romanos, sirios, asirios, caldeos, europeos… en los eternos esclavos asiáticos del gigante de oriente, que en más de 5000 años de historia han sido esclavos del emperador, luego del comunismo y ahora del trabajo cautivo del capitalismo más brutal…

La realidad del pobre siempre es, fue y será brutal, y el trabajo lejos de dignificar, por la fuerza de las ganancias extraordinarias en el capitalismo, o por el autoritarismo del estado en el comunismo, o por la impiedad del rey en las monarquías o sistema fascistas… siempre ha matado, mata y matará de miseria a la gente.

Milenios de organización social y como puede ser que los humanos no hayamos comprendido al día de hoy que explotar a otros o vivir de otros nunca conduce a una verdadera felicidad, porque nadie puede ser auténticamente feliz a costa del dolor de otros. Hasta donde he aprendido sólo se puede ser feliz con otros…

Carísimas marcas exclusivas europeas explotando mujeres hindúes y chinas en condiciones infrahumanas… multinacionales fabricando autos, zapatillas, ropa, todo en China matando a la gente de hambre para luego exhibir sus productos en vidrieras que cuestan 10 veces más que lo que ha de pagar a uno de esos trabajadores durante toda su vida…

Tiempo de contrastes… porque así como en China e India y tantos lugares millones fueron oprimidos por generaciones por monarquías, comunismo y ahora capitalismo despiadado… nuestro pueblo es oprimido por la mendicidad… siempre que hay quien da y quien recibe sin contra-prestación, hay una relación de poder asimétrica y por tanto un atentado a la libertad. Si el proletario no puede ser libre siendo que entrega su fuerza de trabajo y más que eso su vida completa al sistema… cuan libre podría ser aquel que no tiene nada que entregar más que un voto cautivo a los gobiernos que los mantiene en esa relación cicatera…

Cobrar por no trabajar se ha hecho una costumbre que dudo que logren desarraigar en nuestro país y contrario a lo que suponen unos y otros, no es un privilegio… Puede que le parezca que es eso al que viene cansado de trabajar y cobrar poco y encima tener que tributar lo poco que gana de una manera descomunal a un estado que se va transformando en un monstruo difícil de sostener.

Pero no puede ser un privilegio entregar la dignidad y la proyección personal por una limosna que suele ser en algunos casos mayor a un sueldo pero que tiene el sabor amargo propio de entregar el amor propio sin concesiones… entregar la libertad de elegir qué vida vivir y solo recibir para sobrevivir…

Esa indignidad amarga. Amarga al que recibe sin dar porque íntimamente se va sintiendo cada día más inútil y atrapado… y amarga al que tiene que poner a diario de lo que no tiene en impuestos e inflación para sostener a los que no trabajan…

Si pienso en estas personas es porque pienso en lo feo que es no poder trabajar dignamente, ya sea porque no hay trabajo, ya sea por no saber hacer nada, ya sea por ser esclavo o ya sea por ser proletario del capitalismo o el comunismo quienes se dicen antítesis pero parecen acordar en explotar a las personas hasta su último aliento para generar una riqueza para otros, sean privados o estado… parecen acordar en la opresión y destrucción de la libertad del hombre, explotado por el hombre…

El trabajo digno era el de aquellos que producían su propia comida por ejemplo, trabajo duro pero satisfactorio… El trabajo digno suelen tenerlo hoy al menos en nuestro país algunos profesionales independientes o algunos empleados de empresas o particulares que aún conservan códigos humanos básicos como considerar a quien trabaja un ser humano… algunos emprendedores, algunos empresarios que saben tratar a su capital más importante, su gente…

La mayoría de los seres humanos del mundo no corren tan buena suerte. Cuando el trabajo no permite ya sea por carga de esclavitud encubierta o por paga miserable que la persona y su familia puedan vivir un esparcimiento mínimo, una vacación al año o mínimamente cubrir sin sobresaltos las necesidades básicas de vivienda, alimentación, salud y educación… ya no es digno.

Cuando el hombre se hace eslabón de una cadena mortal donde sólo es una pieza para que otro hombre se inunde los bolsillos de dinero mientras él muere a diario en esa carga… el hombre entonces como se suele decir, es lobo del hombre.

En este 1º de mayo, deseo que el hombre no sea lobo del hombre. Que el gremialista no sea un mercader que acuerda con gobiernos o gerencias… Que el político ya no pueda abusar de las necesidades de los subsidiados, que el falso comunista ya no pueda abusar de su pueblo con sistemas de hambre y opresión, que el capitalista inescrupuloso ya no pueda abusar de la necesidad del empleado, que el dueño de la tierra ya no pueda abusar del jornalero, que el contratista no pueda abusar del contratado.

Toda la humanidad se define allí donde haya esclavitud, esclavitud encubierta tras un salario indigno o un sistema de reparto engañoso, subsidios de supervivencia, abusos de poder, abusos ideológicos sobre los ignorantes, abusos de hombres, lobos, del hombre…

Toda la humanidad hoy se define en estos contrastes donde se nos quiere hacer creer que elegimos cuando vamos a emitir un voto siendo que los que se proponen siempre son los mismos, o parientes de los mismos, o amigotes de los mismos, o empleados de los mismos… donde se nos quiere hacer creer que compramos lo que queremos cuando las diferentes marcas las producen los mismos, o los herederos de los mismos o los apoderados de los mismos… donde se nos quiere hacer creer que el estado regala algo o peor que un partido regala algo a los pobres cuando es un mecanismo de opresión y perpetuidad en el poder… donde se nos quiere hacer creer que existe la libertad cuando la injusticia social ha plagado las calles del mundo de adictos y delincuencia cada vez más violenta y hay que vivir enrejados…

La humanidad misma se define hoy en un sistema que falla por todas partes. Así como cayó el comunismo por el propio peso de los abusos de hombres contra hombres… está cayendo el capitalismo hoy por el propio peso de ser un sistema basado en el abuso del hombre sobre el hombre… un sistema que reproduce el mismo tipo de relaciones que existieron otrora en el feudalismo, las monarquías y los fascismos, muchos renacidos hoy como populismos.

Un sistema de vida que atenta a diario contra la familia, desmembrándola y sometiéndola a presiones insoportables, donde la liberación femenina ha venido a significar que ellas ahora carguen también con trabajo fuera de casa sin ganar lo suficiente para no tener trabajo en casa al volver…

Muchas veces me pregunto qué creen que se llevarán al otro lado quienes explotan a otros por un mísero billete… “Nunca vi un camión de mudanza detrás de un cortejo fúnebre” Papa Francisco

Por eso este día de descanso, uno al año, ojalá que todos puedan vivirlo en paz y con un plato digno de comida en una mesa familiar digna, con alegría, es el único día donde se reconocen las penurias de la gran mayoría de la humanidad para que una minoría viva vidas de TV y glamour, un absurdo infranqueable… un estilo de vida condenado al fracaso cuando los oprimidos como aquel 14 de julio de 1789, que hoy son miles de millones de personas del mundo, “tomen la Bastilla” y se baraje de nuevo esta democracia que al igual que la ateniense que sólo hacía libres a los nobles hoy sólo representa a los asquerosamente ricos capaces de comprar candidatos y políticas de estados de democracias figuradas con gobiernos elegidos libremente a la mejor campaña de publicidad.

Sea entonces la esperanza en este 1º de mayo de un futuro, donde las conciencias se revolucionen donde las mentes opacadas de millones despierten y podamos alguna vez festejar que el trabajo sea realmente dignificante para todos y no solo una frase vacía escondiendo muerte y opresión para gran parte de la población mundial como sucede hoy.

Marcelo Zamora, 1 de mayo de 2015

« El Alazán | Creer no es anestesiarse creyendo creer... »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?