Arte. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Arte

Arte

Publicado: domingo, 30 de noviembre de 2014

Arte.

Hoy más que nunca el arte es un artículo de primera necesidad.

Violencia, ignorancia y repetición de consignas dogmáticas, culturales o de falsas ideologías inundan los medios masivos de comunicación de banalidad, chisme, frivolidad y tontería. Y para tantos desprevenidos, internet y los medios de comunicación se alzan con banderías de verdad siempre del lado del poder.

Y allí están frente a eso quienes aún hacen arte por amor. Porque el arte es amor a eso que se hace y se expresa o no es más que catarsis y crítica.

Y sin amor la vida y el mundo mismo carecen de sentido alguno.

La música, como las letras, como la pintura y como todas las demás expresiones artísticas son el cable a tierra que nos devuelve a lo importante y que nos puede sacudir en un sólo instante del aturdimiento en que nos mantiene la producción, la necesidad y la misma estupidez.

Nos despiertan y apartan de esas urgencias que responden a intereses de otros, de las corporaciones, de los gobiernos, de los avaros, de los lujuriosos, de los absurdos...<!--more-->

No creo que sea casual que a Mähler, alguna vez repudiado por el nazismo y ahora ignorado por el  analfabetismo, lo vendan en un supermercado en la mesa de saldos y que como contracara los recitales de los que cantan a las nalgas prominentes llenen estadios... Tampoco creo que sea casual que nuestros chicos salgan de las escuelas medias con títulos y no sepan leer.

Y definitivamente no es casual el concepto por el cuál se supone que solo hace arte aquel que es reconocido por las masas, que muchas veces no es más que quien ha tenido el contacto o el dinero para costear campañas publicitarias.

Muchas personas conozco que comparten su arte y me edifican al hacerlo, a diario, en alguna red social, en las paredes de una calle, en un recital callejero, en un barcito y hasta en un acto escolar como esa profesora que conozco que se involucró con sus alumnos a representar El Fauno, o esa mujer que lleva la música clásica a esos niños que en sus casas sólo cumbia se suele escuchar.

O esa mamá que orgullosa habla de su hijo, lector empedernido, en esta era de la boludez…

Ese escritor que regala sus libros porque la humanidad merece ser acariciada por su poesía.

La escritora que cada mañana, sin tal vez ella saberlo, me alegra los sentidos con sus fotos y su prosa poética tan descriptiva de sensaciones vividas en uno de los lugares más hermosos del mundo...

Esos dibujantes e ilustradores que me hacen sentir tan insignificante ante su extraordinaria capacidad de expresar en imágenes lo que me lleva tal vez hojas empezar a bocetar...

Los aficionados a la belleza que a diario nos invitan a vivir con las formas increíbles de sus sueños atrapados en fotografías expresionistas.

Que sería de mi vida cuando los orcos me asedian y acorralan en mi "Abismo de Helm" sin una letra por leer, sin la fotografía de un lugar hermoso del planeta por contemplar, sin la música para escapar hacia otro lugar.

¿Cómo habría de soportar esa constancia de la soledad, fiel compañera del alma, de no haber hallado estas palabras en otra voz...? "en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida."

¿Cómo habría hallado el consuelo en la distancia sin la poesía que me dijese que "Sólo están lejos las cosas. Que no sabemos mirar."?

¿Cómo habría aprendido la esperanza sin la 9º y máxima obra ingente de un hombre sumido en la sordera más cruel y absoluta?

¿Cómo habría comprendido la perfección del universo sin "la noche estrellada".?

¿Cómo habría de transitar los oscuros momentos de la existencia sin estos pensamientos? "Cualquier hombre, a la vuelta de cualquier esquina, puede experimentar la sensación del absurdo, porque todo es absurdo."

Cada alma tiene su lugar en el arte y puede que haya tantas clases de arte como personas capaces de ser ellas mismas existan en el mundo y en la historia. Y en eso no veo problema. El arte solo necesita de uno, el que es capaz de expresar. Todo lo demás es cuento del mercado y de los ideólogos.

Y es por esto que leo y sigo a aquellos que pocos leen o casi nadie sigue, algo de bueno han de ofrecer ya que no han sido devorados por la maquinaria de la mediocridad.

No me preocupa demasiado que muy pocos o quizás nadie haya llegado a esta línea que estoy ahora escribiendo. Después de todo el hombre que puede seguir solo a pesar de las anclas de su universo circundante puede que llegue a ninguna parte, pero sea adonde sea que llegue, lo que haya hecho ha de ser algo cierto y único y no la pobre repetición de lo que exige el entorno y sus circunstancias.

A todos ustedes que aún se sienten capaces de inclinarse por la beldad universal, por las verdades de su corazones y por la vida en cualquiera de sus manifestaciones va, este, mi sencillo respeto en estas líneas exudadas al océano viscoso de nuestros universos simbólicos, y si me lo permiten les manifiesto que  desde este lugar uno de sus congéneres se ha maravillado o detenido en la valoración de sus trabajosos afanes, sus criaturas lingüísticas, sus grafos, sus melodías...  Sus obras.

Esos universos que han creado y compartido puede que sean la última confianza de llegar a conmover las almas en un devenir que maquiniza y vacía cuerpos a diestra y siniestra sin la más mínima piedad, hundiendo a millones en dependencias mortales y vidas miserables.

En la convicción del poder del arte para transformar la vida  de cada uno de aquellos capaces de producirlo, interpretarlo o disfrutarlo se sostienen estas aseveraciones.

Sin arte la humanidad estaría perdida. Todo aquello que el conocimiento no logra cambiar, muchas veces ha sido desmoronado por la fuerza irrefrenable de algún alma sensible capaz de derrumbar un muro, como aquel de Berlín, a partir de un film, a partir de una canción.
Marcelo Zamora 30 de noviembre de 2014

« El arte como elevación del alma a la eternidad. La pieza musical más antigua conocida | Sólo desearte que hoy puedas creer »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?