Arte. Hacer que el otro sea. Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Arte. Hacer que el otro sea

Arte. Hacer que el otro sea

El arte es la única oportunidad que nos queda de sobrevivir como especie en este mundo desquiciado por la codicia, el egoísmo y la brutalidad.

Publicado: martes, 30 de junio de 2015

Arte. Hacer que el otro sea. El arte es la única oportunidad que nos queda de sobrevivir como especie en este mundo desquiciado por la codicia, el egoísmo y la brutalidad.

Creo que es motivo de elevación espiritual y sensorial

Si comparto tanto estas obras increíbles que a casi nadie les gusta es porque tengo la esperanza de llevar a alguien que aún no la haya conocido un momento de elevación espiritual y sensorial.

Me apena mucho que la mayoría de las personas no tengan acceso a este sentido estético y sublime del arte de la música, no porque no esté accesible como cuando yo era un niño y no existía Internet, sino porque no haya oídos para escucharlo...

Debo entonces seguir entonces sosteniendo que nada hay más transformador que la educación, ya que de no ser por mi profesora Margot que a contrapelo de lo encargado y de mi propio gusto desde mis 8 hasta mis 13 años me llevó a descubrir con paciencia y esfuerzo el mundo increíble y sublime a esta música, no habría contado en el futuro con la perspectiva necesaria para contemplar y participar del arte y la cultura.

De no ser por ella probablemente hoy no podría apreciar de manera alguna la increíble maestría de músicos como Häendel, autor de esta sublime obra "The Messiah" Hay personas haciendo esto hoy y enfrentando los desafíos de una sociedad que siembra ignorancia para cosechar totalitarismos solapados. Lobos de poder disfrazados de ovejas que en nada quieren el bien común y mucho menos el bien de aquellos que están atados a sus dádivas.

El arte, la pintura, la música, la literatura, son las armas más poderosas de la humanidad contra los lobos... porque hacen algo único que ni toda la información del mundo puede ocasionar en un ser humano, y eso es la perspectiva... Esa perspectiva es como un escudo que impide que los dogmas te encierren...

A través de la creación o contemplación de lo creado, de aquello creado con amor y hasta algunas veces con dolor pero siempre con la expresión del ser manifestándose en la roca, la melodía, el barro, la letra, el óleo o el escenario..., aquello creado llega a otro para que este otro sea, para que este otro ya no sea el vacío mismo caminando como zombie por el mundo, sino para que el otro sea, lo que desee ser, y encuentre su propia perspectiva de las cosas.

Esta música es tachada de "culta", "imperialista", "burguesa" y quien sabe cuantas cosas más por aquellas personas que no han sido tocadas por las sensaciones que esta trasmite y en cambio han abrazado sin pensar los prejuicios de una sociedad que otrora pretendía valerse del arte para diferenciar clases sociales.

El arte, la música, las letras, no tienen clases sociales... eso es un absurdo con el cuál los lobos mantienen unida a su jauría o mediante el cuál limitan el ser de la gente... El arte es universal, quien hace arte, puede que gane dinero con su obra o puede que viva en la miseria, y puede que nunca sepa donde ha de impactar su obra, pues muerto el artista, la obra perdura, mientras haya otro humano que pueda recibir ese legado de amor y otras veces de denuncia, que es la expresión máxima de toda alma más que de alguna mente.

El arte es así una forma de ser que nos trasciende, trasciende nuestra limitada vida en la obra, y trasciende nuestro limitado cuerpo al hacerse carne en otro que la re-define al interpretarla, al incorporarla, al disfrutarla, al constituir nuevas perspectivas del todo y de la obra misma en los laberintos de su alma y de su mente.

El arte hace que el otro sea porque su contacto siempre produce cambios aunque uno mismo lo niegue, algo de sí mismo se hace uno con algo de sí mismo del artista y allí donde nadie se conoce, donde nadie sospecha nada, donde nadie sabe quien es se cocina la génesis...

Por esto sostengo, que a pesar que es casi imposible poner de acuerdo a dos artistas... el arte siempre es producto del amor, porque el arte, en todas sus formas y más allá de su propio tiempo, hace que el otro, sea.

Marcelo Zamora, 30 de junio de 2015

(*) La foto corresponde a la obra de Vincent van Gogh – Champ de blé aux corbeaux (1890)

« Interesante sentido democrático... | Sólo desearte que hoy puedas creer »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?