Allí donde pretendas decir que todo esta perdido.... Entre la fe y la razón (Fides et ratio). Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Series Temáticas » Entre la fe y la razón (Fides et ratio) » Allí donde pretendas decir que todo esta perdido...

Allí donde pretendas decir que todo esta perdido...

Publicado: sábado, 15 de agosto de 2015

Justamente en esos momentos en que creas que todo esta perdido... si y sólo si, como dice la regla matemática... si y sólo si, quien está perdido no sos vos mismo... entonces alli estará Dios refutando cualquier teoría derrotista...

Ha sido un domingo hermoso con mi hijo y otras personas que poco conozco pero que son realmente una bendición para nuestras vidas.

No desearía nunca volver atrás el tiempo porque eso me quitaría una hermosa consecuencia de tantas venturas y desventuras que es Jeremías.

Sin embargo hoy en una mesa sencilla... frente a la belleza que durante meses no he observado en lo más mínimo, tuve por momentos la clara fantasía de imaginar como hubiese sido mi vida con una mujer como esa que hoy con su simple presencia me dejare en silenciosa reflexión.

De inmediato, fueron necesarios escasos segundos para sufrir o caer en la suerte de un insight interesante y oir el claro mensaje de mi Dios haciendo gala de sus misterios ingentes para quizás llamarme la atención y decirme con tanta simpleza que esa búsqueda que me afanara desde allá cuando a mis escasos diecisiete años iba a escribir y hablar con Él cerca del Arroyo Ludueña, que era el lugar más cercano de campo abierto donde me sentía en conexión con el todo y estaba al alcance de mi bicicleta... esa búsqueda, esa ilusión absurda para el tiempo que me había visto nacer, era de alguna manera lo que hasta que llegue mi hora no tendría que jamás abandonar...

El trato con mi hijo de diez años... fue algo así como una daga en el centro del alma, no recuerdo esa delicadeza, esa mirada bella, esa inclinación natural, esa entrega... esa mesura... no recuerdo haberla visto nunca pero sobretodo... y quizás, debería corregir y desdecirme... porque más que no recordar... creo que no sabía que existía esa manera... Nadie la tuvo conmigo, nadie la ha tenido con él, mucho menos cuando prácticamente somos unos desconocidos...

Eso me recordó la belleza y la generosidad de la Madre de Jesús... en la cuál debo admitir que mis creencias nunca han estado depositadas ni claras.

Entonces la tentación del Impío sin ningún miramiento me trae a este momento y a ese momento, donde por una parte un gran placer ha sido pasar esas escasas horas rodeado de personas como estas y sobretodo ante la imagen viviente de una mujer como yo hubiese deseado o buscado cuando aun creia en el amor y estaba dispuesto a compartir la vida... Placer que por otra parte de inmediato devuelve la amargura del ya fue...

Yo mismo diría porque pensar en el ya fue... pero sinceramente es así... ya se fue mi tiempo de desear formar familia, de compartir vida diaria, de hijos pequeños y no hace mucho me prometí vivir de allí en adelante en paz y no exponerme a la dinámica complicada de la pareja.

Y... aunque el Impío se crea victorioso en mi desazón, una inmensa paz me puebla al saber que no fui tan imbécil y que si bien no crucé el camino adecuado... todo aquello que buscaba en realidad existía pero no supe buscarlo bien o no era mi senda la que debía llegar a esos horizontes.

Lo cierto es que hallé otras cosas pero nunca esa inocencia, esa paz, ese amor, esa pureza, esa libertad...

No me quejo de lo que hallé, algunas cosas saliendo absolutamente mal igual tuvieron sus lindos bemoles y la vida es para quien sepa luchar su espacio y se niega a quienes no deseen hacerlo.

Hoy la belleza de la mesura, la paz, la bondad... la belleza de la ingenuidad... fueron de muchas maneras un dura tentación por sortear... podría decir como en la canción:

"...I've been searching a long time
For someone exactly like you
I've been travelling all around the world..."

Sin embargo, al recorrer el momento, comprendo que fue un regalo del Cielo, el mostrarme una vez más, como tantas otras, que la Belleza nunca deja de sorprender un pobre corazón humano...
Si hay personas así es porque Estoy aquí... se me hizo como que me susurrase al oído una frase como esa...

Entonces por esa causa placer y un dejo de angustia a la vez... Placer de disfrutar la simple contemplación de una mujer viviendo y expresando en sus mismos pasos el amor de Dios. Angustia por estar más allá de eso y por no haber tenido mi oportunidad de vivir así cuando joven deseaba formar familia y di tantos pasos equívocos algunos y afortunados otros de los cuales hereda mi presente la bendición de un hijo hermoso...

La síntesis finalmente vino por la razón más que por la emoción... esa certeza innegable confirmando el sentido de todas mis búsquedas desde la mismísima adolescencia.

Dios bendiga a la mensajera que hoy eligió mi Señor para mostrarme encarnada en una joven mujer la pureza del corazón, la belleza, la ingenuidad, el amor y en definitiva, entonces... la Vida

La Vida que no es lo mismo que la vida...

"La pureza del corazón consiste en desear una sola cosa" (Sören Kierkegaard)

« | Autenticidad »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?