Gracias, Don Ernesto. Maestros de la letra. Marcelo Zamora, Escritos
ContemplarContemplar. Al contemplar recuperamos nuestra esencia perdida y volvemos a lo que somos, porque somos naturaleza...
La bellezaLa belleza. Serie temática sobre diferentes manifestaciones de la belleza
La vida se abre pasoLa vida se abre paso. Serie Temática. A pesar de todo lo que hacemos, la vida sigue avanzando...
EscritosEscritos. Escritos cortos de Marcelo Zamora

Maestros de la letra » Gracias, Don Ernesto

Gracias, Don Ernesto

Publicado: domingo, 1 de mayo de 2011

Gracias, Don Ernesto.

Algunas veces se va un gran escritor… otras veces se va un gran hombre… otras tantas se va un filósofo… las menos de las veces… se va un defensor de la vida en la era de la violencia…

Puede irse un artista… puede irse un tipo que nunca asumiese su fama internacional y siguiera en el mismo club de barrio y amando a la misma mujer…

Puede irse un grande… un tipo capaz de enfrentar a la muerte y sus soldados con la sola pasión por la verdad y la vida… y con toda la fragilidad y fortaleza de un ser un simple ser humano asqueado de lo que el mundo ofrece…

Cuando un grande se va, no solo nos queda la tristeza sino que además nos aguarda un tremendo desafío por dar cada paso sin deshonrar lo que ese grande nos ha dejado…

Cuando tantos intelectuales llevan ese nombre y el gran intelectual lo rechaza y se recluye en una casona llena de cosas simples…

Cuando tantos célebres se autoproclaman y el gran célebre ahuyenta a la prensa y recibe a hombres y mujeres simples del día a día…

Cuando tantos premios exhiben los denominados gurúes del tiempo, las ideas y el arte… y un grande sólo observa en silencio y sigue su tarea de ser humano… de ser vecino, de ser esposo, de ser hombre, de ser compañero, de ser guía y torre en medio del infierno y hundirse en el fango de la inmundicia humana rastreando algún tipo de recuperación del equilibrio y la paz con la única arma de la verdad…

Cuando un grande se va… y a pesar de saber que debía suceder uno no siente consuelo… no por cercanía emocional… sino por la certeza que ya no quedan grandes como este…

Esta desazón… este silencio… he intentado ponerlo en palabras… simplemente porque no abundan los buenos ejemplos… ni sobran los hombres sinceros…

Sencillamente porque no quedan gigantes sencillos de barrio, de pueblo… no quedan filósofos austeros…

Este grande que se fue ayer… este increíble genio de “héroes y tumbas”… entre tantas cosas que ha dejado, nos llama a la esperanza… la convicción y los ideales…

Un escritor reconocido en el mundo entero… suele dedicarse a la frivolidad, a las minas… al juego… y este viejo increíble… se dedicó a la vida… a enfrentar a los guardianes del averno… se dedicó a su amada, a su mundo simple, a su tiempo… su integridad, sus sentimientos…

Se ha ido un grande, inevitable que nos quede la tristeza… pero más inevitable es que perdamos el rumbo que nos ha dado con su gran ejemplo.

Por todo lo que nos has dado… gracias Don Ernesto.

"Se hace arte, es decir otra realidad, porque esta en que vivimos le choca o le repugna al hombre sensible" Enesto Sábato

« El Hombre Rebelde (fragmentos) - Albert Camus | Quisiera verte volver, en una tarde de enero »

Espacio patrocinado. ¿Cómo anunciar aquí?